jueves 04.06.2020
DERECHO Y PANDEMIA

Clínicas Jurídicas de diez universidades se unen para asesorar a los más vulnerables

Varios voluntarios del economato interparroquial gestionado por Cáritas en la ciudad de Torrent (Valencia) atienden a las personas que llegan para recoger su comida (EFE/Ana Escobar)
Varios voluntarios del economato interparroquial gestionado por Cáritas en la ciudad de Torrent (Valencia) atienden a las personas que llegan para recoger su comida (EFE/Ana Escobar)

Las denominadas Clínicas Jurídicas son actividades de carácter académico que nacen en las universidades y que buscan ofrecer a los estudiantes una alternativa a la hora de enseñar derecho, combinando esta formación con la de asistencia jurídica en determinados casos que tienen un interés social. 

Ante la gravedad de la crisis socioeconómica surgida a consecuencia de la pandemia, diez Clínicas Jurídicas españolas (Universidades de Alcalá, Comillas ICADE, Deusto, Europea de Madrid, Miguel Hernández, Oviedo, País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea, Salamanca, València y Valladolid) han puesto en marcha una acción conjunta con la finalidad de facilitar instrumentos adecuados para la protección y defensa de los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad y hacer frente a dificultades que han ido surgiendo. A esta iniciativa se han sumado también algunos profesores a título individual.

En un comunicado conjunto, las Clínicas Jurídicas explican que su intención es acercar el Derecho a quienes padecen las consecuencias del COVID-19 pero desconocen las claves para comprender las implicaciones jurídicas de la situación y el significado y alcance de las medidas a las que nos encontramos sometidos. Los 44 estudiantes que participan quieren poner al alcance de la sociedad, a través de sus procesos de aprendizaje y servicio, información comprensible sobre las herramientas jurídicas que tienen o pueden adquirir.

La acción se va a concretar en una guía donde se pueda encontrar una respuesta comprensible para el profano a problemas jurídicos que están surgiendo durante esta crisis. Esta guía quiere ser flexible y cercana para todo el que necesite de un Derecho más amigable y capaz de dar respuesta real a los conflictos.

Involucrar a estudiantes, profesores y profesoras en una actividad de la que se beneficien personas en esta especial situación de vulnerabilidad personal y estructural permite desarrollar la evidente función social de los estudios jurídicos y de la universidad. "Esta sintonía, así como la capacidad de articular un trabajo conjunto en la distancia, deben ponerse en valor en la vida universitaria para construir una sociedad mejor durante esta crisis", concluyen los firmantes del comunicado.