sábado 26/9/20
VALENCIA

El Hospital La Fe agracede la resilencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

El Hospital La Fe agracede la resilencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

El equipo médico-sanitario del Hospital La Fe de Valencia ha enviado una carta a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y personal que colabora con ellas en el cuidado de asilados y residentes en la que agradece los esfuerzos realizados y la gran capacidad de "resiliencia que han demostrado durante todo este tiempo, adaptándose acorde a esta situación tan delicada".

La carta va firmada por el Dr. Ruíz en nombre de todo el equipo médico-sanitario que ha trabajado en la residencia durante los meses más duros de la pandemia. "Nos marchamos porque gracias a su colaboración y al acompañamiento de Dios, la infección ha sido controlada hasta este momento, siendo esto reflejado en las pruebas realizadas hasta la fecha y la evolución clínica de todos y cada uno de los presentes".

"Queremos darles las gracias –-escribe el Dr. Ruíz-  por la resiliencia que han demostrado durante todo este tiempo, adaptándose acorde a esta situación tan delicada. La palabra resiliencia, la aprendí no hace mucho, pero expresa perfectamente lo que ha sucedido en este lugar.  Es la capacidad de los seres humanos de adaptarse a las situaciones más adversas, o de llegar a tener éxito en situaciones de alto nivel de estrés y con grave riesgo de resultados negativos. Así que felicidades, por su alta resiliencia durante todo este tiempo".

Ruiz comparte el triunfo obtenido con los sanitarios que han formado parte del equipo –cardiólogos, neurólogos, endocrinólogos, microbiólogos, internistas, generalistas, geriatras, epidemiólogos, religiosas, riesgos laborales, enfermeras, auxiliares, empleados e la casa- "quienes han sido indispensables para alcanzar nuestro objetivo por su trabajo y colaboración abnegada".

La Casa Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Valencia alberga a 400 residentes.

La congregación cuenta con 2.200 religiosas, que atienden a más de 20.000 ancianos sin recursos en 204 asilos y residencias en Europa, Iberoamérica, África y en Asia. Fue fundada en 1872 por el sacerdote Saturnino López Novoa y por la maestra, y a partir de entonces religiosa de la congregación, santa Teresa de Jesús Jornet, canonizada en 1973 por Pablo VI, que abrieron su primer centro en Valencia, que ahora es la Casa General. Esta orden religiosa tuvo también heroicas intervenciones en las epidemias de cólera y gripe que asolaron Valencia en los siglos XIX y XX.