domingo 05.07.2020
LA EFICACIA Y ENTREGA DE LARES

Cruz Blanca termina su misión en el centro de positivos de Gea de Albarracín

Cruz Blanca termina su misión en el centro de positivos de Gea de Albarracín

En Gea de Albarracín, en la provincia de Teruel, la Hermandad de los Franciscanos de Cruz Blanca, federada en Lares, abrió en marzo un centro de positivos de coronavirus. La residencia de Gea de Albarracín fue una de las designadas por el Gobierno de Aragón para acoger a las personas mayores que habían dado positivo en los test por coronavirus. Cruz Blanca recibió el encargo de su gestión y de realizar las tareas auxiliares en el día a día, mientras que el Gobierno regional la dotó del personal sanitario y material técnico necesario, un procedimiento pionero en España y que se replicó en otras Comunidades Autónomas.

La Federación Lares, una entidad sin ánimo de lucro que agrupa 1.050 residencias de mayores y centros asistenciales de toda España, expresó su satisfacción por el encargo en aquel momento, que sintieron como un  reconocimiento a la labor eficaz y entregada, desde el rigor técnico y el trato humanizador de los profesionales de Lares.

El centro de Gea de Albarracín acaba de finalizar su misión, tras tres meses atendiendo a las personas más vulnerables en la lucha contra el Covid-19. Echando la vista atrás, Cruz Blanca repasa todo lo recorrido y vivido en este centro, desde el que se ha luchado y dado respuesta a la difícil situación que han vivido, "en el que hemos tratado con cariño a los residentes y a sus familiares, en le que nuestra prioridad ha sido desde el minuto uno, que el sufrimiento fuera el menor posbible, llevando a cabo unas medidas de prevención excepcionales. Como siempre, humanizando y combatiendo todos juntos, actuando como una gran familia. Una familia que acoge, acompaña y transforma".

Cruz Blanca también ha querido expresar su agradecimiento a todos los que han aportado su granito de arena en esta misión, actuando todos unidos en la misma dirección para ayudar a todas las personas que ingresaron en la residencia estos meses, "a todo el personal médico, a los cocineros, a los voluntarios, al Gobierno de Aragón por su ayuda y apoyo, por hacerlo posible. y gracias también a todas las empresas que se han involucrado colaborado de alguna manera".