sábado 10/4/21
El Informe Lares “Un año de Covid” analiza el impacto de la pandemia en las residencias

El edadismo en su peor versión

Dos de cada tres muertes de mayores en residencias de ancianos ocurrieron en la primavera de 2020. Así se refleja en el informe “Un año de Covid” elaborado por el área de estudios e investigaciones de Lares, entidad a la que pertenecen 17 asociaciones autonómicas que aglutinan 1.050 centros y servicios en toda España. En el citado informe se analizan las repercusiones que ha tenido la pandemia en las residencias de mayores y reflexiona sobre los cambios que hay que abordar de cara al futuro en el modelo de cuidados

 

Adult couple in a summer garden. Coromavirus theme. People in a medical mask. Handsome senior in a white shirt.

El edadismo -la estereotipificación o discriminación por edad- en su peor versión. Esta ha sido la sensación más amarga ha dejado la Covid-19 en las residencias y centros de mayores, en opinión de Juan Ignacio Vela, presidente nacional del Grupo Social Lares. Así se recoge en el informe “Un año de Covid”, en el que se realiza un repaso por las repercusiones que la pandemia ha tenido en las residencias de mayores y se proponen los cambios necesarios para alcanzar el objetivo de implementar un modelo que garantice y mejore la calidad de vida de las personas mayores.

Un total de 29.379 personas que vivían en residencias de mayores en España ha fallecido a causa del coronavirus, según los datos recopilados por los ministerios de Derechos Sociales, Sanidad, Ciencia e Innovación. La magnitud del impacto ha sido mayor durante la primera ola del Covid-19, entre marzo y junio de 2020, período durante el cual perdieron la vida casi diez mil personas. Esto significa que dos de cada tres muertes de mayores en residencias de ancianos se produjeron durante esta fase. Asimismo, según recoge el informe de Lares, en las residencias se habrían producido 85.839 contagios confirmados en toda la pandemia, de los cuales ocho de cada diez se registraron a lo largo del pasado año. Por comunidades autónomas, las más afectadas han sido:  Madrid (con 6.190 decesos, 1.481 con Covid-19 confirmado y 4.708 con síntomas compatibles), seguida de Cataluña, Castilla y León, Andalucía y Comunidad Valenciana.

Aunque no todo han sido impactos negativos, “también hemos visto muestras de cariño infinitas, apoyo mutuo, solidaridad permanente, trabajadores comprometidos mucho más allá del deber, familiares cooperando y apoyando, mayores pacientes y agradecidos, personas, empresas e instituciones donando los materiales preventivos lo que podían. Nos hemos sentido acompañados en estas interminables 365 noches” explican desde Lares.

Es más, el sector de las residencias ha realizado un importante esfuerzo para encaminarse hacia cuidados más centrados en la persona, y aunque todavía muchos aspectos que mejorar, algunos básicos relacionados con la calidad de vida, la seguridad y la ética, así como el uso de medidas físicas de contención personal que en España se siguen empleando. Para mejorar estos aspectos son imprescindibles cambios e inversiones a nivel de personal y de tecnología, que faciliten las intervenciones y cuidados centrados en la persona.

Retos

Por todo ello, desde grupo Lares consideran que es el momento oportuno para repensar el futuro del cuidado de las personas mayores.  Para ello, consideran necesario adoptar medidas generales y específicas para preparar mejor los centros. Estas actuaciones, tal y como apuntan desde Lares, deberían ir encaminadas a lograr una mayor profesionalización del sector de los cuidados, al desarrollo de estructuras de coordinación entre el personal sanitario y el de servicios sociales y la formación adecuada de los trabajadores, entre otras.

En definitiva, se trata de un abordaje integral de los cuidados desde una perspectiva coordinada con el fin último de lograr un modelo de cuidados en donde las personas sean el centro.

 

El informe completo

 

Comentarios