martes 07.04.2020
LA HAMBRUNA AMENAZA A 11 MILLONES DE PERSONAS

Una sequía sin precedentes está aniquilando la vida en el sur de África

Cruz Roja estima en siete millones de euros la ayuda necesaria para mitigar los efectos de la sequía en el sur de África (Foto: Cruz Roja Internacional)
Cruz Roja estima en siete millones de euros la ayuda necesaria para mitigar los efectos de la sequía en el sur de África (Foto: Cruz Roja Internacional)
El hambre causada por la sequía sin precedentes que atraviesa el sur de África amenaza la vida de unos once millones de personas, según advirtió hoy  la Cruz Roja.

"La sequía de este año no tiene precedentes y está causando escasez de comida a una escala que nunca habíamos visto aquí", alerta Michael Charles, director para el sur de África de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC) en un comunicado divulgado hoy.

"Estamos viendo a gente que se pasa dos o tres días sin comida, rebaños enteros de ganado aniquilados por la sequía y agricultores a pequeña escala que no tienen medios para ganar dinero", agregó este experto.

Según IFRC, Zambia y Zimbabue son los países en los que más ha aumentado el hambre respecto al año pasado, con 2,3 millones y 3,6 millones de personas sufriendo ya escasez alimentaria aguda, respectivamente.

Botsuana, Lesoto y Namibia también han declarado la situación de emergencia por la sequía y en Esuatini (antiguamente Suazilandia) el 24 % de la población rural sufre por la falta de comida.

"La situación va a ponerse peor debido a la ausencia de lluvia o la lluvia tardía en la región", indica el comunicado, donde se estima también que la cosecha de este año disminuirá, en consecuencia, un 30 %.

"La gente como yo solía vivir de las cabras y del ganado pequeño que teníamos en casa. Pero ahora todo ha muerto por la sequía. No me queda nada", declaró a IFRC Hiriua Maharukua, un anciano granjero del noroeste de Namibia que señala también que, en zonas como la suya, apenas hay para beber y que el agua negra de las charcas les expone a enfermedades como el cólera.

"Tratamos de sobrevivir a la sequía. En el pasado sobrevivíamos con nuestros huertos durante los periodos secos. Solíamos trabajar nuestros cultivos. Pero ahora nada de eso sobrevive", completó Maharukua.

Para paliar la situación, IFRC lanza un llamamiento a incrementar la ayuda humanitaria, de modo que alcance hasta a ocho países de la región meridional africana.

La organización estima que necesita unos siete millones de euros para mitigar la crisis entre las comunidades más afectadas durante un periodo de 14 meses.

"Como colectivo humanitario debemos tomar acciones inmediatas para dar respuesta a los millones (de personas) que se enfrentan a inanición inminente. Lo que es más importante incluso es nuestra responsabilidad de fortalecer la resiliencia de las comunidades y su capacidad de adaptarse a los desafíos actuales. De otra manera nunca acabaremos con el hambre en la región", resalta Charles en el texto.

Tras la temporada seca, el África meridional está atravesando una severa sequía en el comienzo de la actual temporada de lluvias, que se prolonga aproximadamente entre octubre y abril.

En esta región, según datos del Instituto del Cambio Global (GCI, siglas en inglés) de la Universidad de Witwatersrand de Sudáfrica, las temperaturas han crecido más del el doble que el ritmo del calentamiento global.

Si se mantienen los actuales niveles de emisiones contaminantes, se estima que la temperatura en el interior de esta zona aumentaría unos 5 ó 6 grados ya para el final de este siglo, una media por encima del riesgo que acecha al resto del planeta.