viernes 25/9/20
"UN ERROR MAYÚSCULO DE LA ADMINISTRACIÓN"

Lares, la voz de los mayores, exige su lugar en la Comisión de Reconstrucción

Las personas mayores, el grupo de población más castigado por la pandemia, carecen de presencia y de voz en la comisión parlamentaria de reconstrucción (EFE/Lavandeira jr)
Las personas mayores, el grupo de población más castigado por la pandemia, carecen de presencia y de voz en la comisión parlamentaria de reconstrucción (EFE/Lavandeira jr)

Lares, la federación sin ánimo de lucro que engloba más de 1.000 residencias de mayores por toda España, critica y muestra su perplejidad por no haber sido invitada a los debates sobre la reconstrucción económica y social que se están desarrollando en comisión en el Congresos de los Diputados.

"Una comisión, autodenominada de reconstrucción, que pretenda tratar este asunto con rigurosidad, jamás, puede olvidar la presencia y voz de quien, especialmente, representa a los mayores, el grupo de población más castigado por la terrible pandemia", dice Lares en un comunicado

Esta decisión, o quizás olvido, pone en cuestión la utilidad de los acuerdos que allí se adopten, seguramente, más en clave de lucha política y partidista que para encontrar soluciones para la población, en general; y para las personas mayores y en situación de dependencia, en concreto.

Lares exige "decisiones reales y medidas concretas, y quiere facilitar esa labor, a través de este documento, sin perjuicio de poder hacerlo presencialmente en la comisión parlamentaria que, ojalá, sea capaz de subsanar este error mayúsculo e histórico, uno más, por parte de la Administración pública que se ha olvidado de lo evidente".

La Federación Lares, sin ánimo de lucro, debe tener voz en la comisión parlamentaria para que las carencias del sistema público de salud no arrollen, nunca más, -como ha sucedido-, la labor de los centros sociales, perjudicando a los residentes y trabajadores. Y, también, porque Lares tiene la experiencia y la sabiduría de quienes han sido y son "la primera línea de la primera linea" de la lucha contra el coronavirus; profesionales que han trabajado en el más absoluto anonimato y sin ningún reconocimiento, en un ejercicio de máxima solidaridad y compromiso.

Lares tiene mucho que decir en esta comisión. Puede aportar proyectos y estrategias en defensa de la dignidad de las personas mayores y en situación de dependencia, como ciudadanos plenos. Algo que no siempre ha sucedido en estos tres últimos meses. Hablamos de testimonios directos, vividos en primera persona y no basados en lo que "me han contado".

Lares argumenta que no se puede, y no se deben tomar decisiones de teórica reactivación económica sin valorar, desde dentro de las residencias de personas mayores y en situación de dependencia, los posibles riesgos que eso pueda ocasionar a los residentes y profesionales. No se pueden tomar decisiones que afectan gravemente a un sector, por un grupo de "teóricos expertos", sin escuchar a los verdaderos expertos de ese sector.

"No se puede admitir por más tiempo que la burocracia o el estrés del sistema administrativo público de admisión de nuevos usuarios de los servicios, no resuelva la legítima necesidad de las personas mayores y en situación de dependencia de ser atendidas. Y para eso, es fundamental que haya un protocolo urgente y excepcional, de acuerdo con las entidades, que facilite el acceso a los centros y el bienestar de la persona, por encima de todo", explica la federación.

Según Lares, es un absurdo despreciar todo lo demostrado fehacientemente, en las peores circunstancias posibles. La Federación Lares va a aportar todo el talento del que dispone para reflexionar sobre lo que ha sucedido, para hacer un diagnóstico serio y riguroso y para planificar soluciones de futuro inmediato.

Por estas cinco razones, y por otras muchas más, unidas al más puro sentido común, desde Lares se exig ser invitados, como voz de la dependencia, a la Comisión Parlamentaria de la Reconstrucción tras la crisis del COVID-19; formar parte o ser invitados a cualquier otra Comisión que se pueda crear, y que afecte a las personas atendidas por la Federación Lares; y tener interlocución directa con el Gobierno de España, con los ministerios correspondientes, o entidades que, por delegación, sean responsables de tomar las decisiones que afecten a las personas, objeto de nuestro cuidado, con pasión y compasión.

"Está en juego la vida de las personas más débiles que el sistema no puede volver a ignorar. Ayúdennos a salvar vidas".