martes 07.04.2020
CAMPAÑA DE MANOS UNIDAS

Treinta millones de personas, sumidas en la hambruna a causa del cambio climático

Solo en 2018, los desastres climáticos y naturales condujeron a 29 millones de personas a la inseguridad alimentaria aguda, mientras que el riesgo de hambre y malnutrición podría incrementarse hasta un 20% para 2050.
Solo en 2018, los desastres climáticos y naturales condujeron a 29 millones de personas a la inseguridad alimentaria aguda, mientras que el riesgo de hambre y malnutrición podría incrementarse hasta un 20% para 2050.

Con frases como "Lo que para ti es cambio climático, para otros es hambre", o "lo que para ti es basura para otros es enfermedad", la oenegé española Manos Unidas ha presentado este martes la campaña "Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú".

El objetivo es concienciar a la población sobre los 29 millones de personas en el mundo que sufren las consecuencias de la crisis climática y la falta de recursos naturales.

Solo en 2018, los desastres climáticos y naturales condujeron a 29 millones de personas a la inseguridad alimentaria aguda, mientras que el riesgo de hambre y malnutrición podría incrementarse hasta un 20% para 2050.

La presidenta de la organización, Clara Pardo, ha destacado que este año la campaña tiene un enfoque dirigido a las poblaciones con mayor vulnerabilidad.

"Las cifras hablan por sí solas, el número de hambrientos, de personas que cada día se acuestan con el estómago vacío pensando si comerán al día siguiente, lejos de disminuir, aumenta cada año. Son 821 millones de personas que nos piden que actuemos y que lo hagamos ya", ha señalado Pardo.

El 85 % de las personas más empobrecidas del mundo viven en zonas rurales y depende del estado de los ecosistemas para sobrevivir, mientras que la contaminación del agua provoca 500.000 muertes al año, según datos de Manos Unidas.

Janeth Aguirre, religiosa de esta ONG, ha trabajado durante 15 años en Mali y ha sido testigo de cómo la degradación medioambiental ha afectado la vida de mujeres y niños.

"Todavía tenemos muchos retos por delante: bajar el 70% de malnutrición infantil y materna y mejorar el nivel de desarrollo humano del Mali, ubicado en 2019 en el puesto 184 de 189 países", ha puntualizado Aguirre.

Otro misionero de la organización, Alberto Franco, ha trabajado con comunidades afrocolombianas, indígenas y campesinas, afectadas durante décadas por la guerrilla de las FARC y por actividades como la extracción de petróleo.

"Es importante preguntarnos si nuestra manera de comer, vestir, movilizarnos, recrearnos, consumir, pensar y hablar ayuda a resolver el problema del hambre y el cambio climático o agudizarlo", ha mencionado.

En 2019 Manos Unidas destinó dos millones de euros en proyectos vinculados a la crisis climática y el medio ambiente.