sábado 10/4/21
Informe de las plataformas del Voluntariado y del Tercer Sector sobre el impacto de la pandemia

La solidaridad previene los problemas de salud mental

Las personas que han hecho voluntariado durante los peores meses de esta pandemia han sufrido menos problemas de salud mental que las demás. Esta es una las principales conclusiones del informe El Impacto de la pandemia en el Tercer Sector, realizado por las plataformas de Voluntariado y del Tercer Sector y en el que han participado 4.000 personas que trabajan o hacen voluntariado en entidades sociales

pexels-anna-shvets-4167559

La pandemia de la Covid-19 ha provocado no solo daños en la salud física de las personas contagiadas y un elevado número de muertes en todo el mundo, sino que ha tenido y está teniendo importantes consecuencias en los ámbitos social y económico, tanto a nivel mundial como local. Además, en Europa, según la OMS, los problemas de salud han aumentado durante la pandemia, con un claro incremento en los niveles de ansiedad y estrés. Varias encuestas muestran que alrededor de un tercio de las personas adultas manifiesta niveles de angustia. Entre la población más joven, esa cifra llega a 1 de cada 2 personas.

Sin embargo, hay un sector de población en el que los efectos de la pandemia sanitaria no han sido tan negativos. Según un estudio realizado por las plataformas de Voluntariado de España y del Tercer Sector afirma que las consecuencias psicológicas derivadas de la pandemia están siendo más leves entre quienes ejercen tareas solidarias regularmente que entre el personal contratado. Así, un 46,7% de las personas que realizan tareas voluntarias muestra menos abatimiento persistente frente al 58,5% de las personas encuestadas, que manifiestan haberse sentido más tristes desde el inicio de la pandemia hace más de un año.

Además, el estudio refleja que el 75,2% de la población consultada ha sentido un exceso de preocupación durante la pandemia; dicha cifra desciende al 61,6% cuando se trata de personas voluntarias.

Asimismo, en este estudio las personas voluntarias se muestran más optimistas: un 44,1% de quienes ejercen la solidaridad manifiesta que se ha sentido desmoralizado respecto a su futuro, frente al 56,8% de las personas que no hacen voluntariado, quienes además han tenido ideas “catastrofistas” o la sensación de que algo muy malo iba a pasar durante estos meses (un 44,6%).

Alteraciones del sueño y miedo

En cuanto al miedo al contagio, es una preocupación que sólo afectó al 22,9% de las personas voluntarias, y entre el resto de las personas encuestadas el 58,5% reconoce haber sentido ansiedad y emociones negativas ante esta posibilidad.

Unos de los efectos más recurrentes de esta pandemia han sido los relacionados con las alteraciones del sueño. Los problemas para conciliarlo o tener un buen descanso han afectado a toda la población en general, sin embargo, en este caso también se observa que las personas voluntarias han dormido mejor durante esta crisis respecto a quienes no hacen voluntariado. El 61,6% de las personas voluntarias no ha presentado dificultades, frente al 63,9% del resto de personas encuestadas que sí.

Voluntarios

El perfil del voluntariado durante la Covid-19 ha experimentado ciertos cambios. Un tercio del voluntariado que ejercía tareas presenciales suspendió su actividad durante el confinamiento, sobre todo personas mayores de 65 años. Frente a esta caída se ha incorporado un voluntariado de entre 18 y 34 años, que ha realizado labores presenciales en la medida en que las autoridades lo han permitido.

Hay que recordar que según reveló el Observatorio del Voluntariado en su último informe, en España existen dos perfiles de voluntariado representativos en cuanto a edad: jóvenes de entre 14 y 34 años y otro grupo constituido por mayores de 55 años.

En cuanto a las tareas de voluntariado más frecuentes durante la pandemia, destacan: el cuidado a personas (el 32,6%), la colaboración en formación y apoyo escolar (el 28,7%). El apoyo en tareas administrativas (23%) y logísticas (22,2%). Y un dato significativo es que ha aumentado el número de hombres que ejercen tareas relacionadas con los cuidados.

Uno de los mejores datos que ofrece el informe es que, a pesar de que la tarea del voluntariado ha sido esencial, la enfermedad no ha golpeado especialmente a quienes han ejercido la solidaridad.  El 89% del voluntariado consultado no ha tenido síntomas de Covid-19. Y aunque las entidades han realizado adaptaciones y solicitado recur­sos para adaptarse al contexto de la pandemia, el 71,3% de las personas voluntarias declara que utilizó al principio del confinamiento recursos propios para poder realizar la labor solidaria.

 

 

Comentarios