lunes 01.06.2020
BATALLA POR LA VIDA

El Vaticano trabaja para dotar de agua sus centros sanitarios en los países pobres

El Vaticano ha publicado un nuevo documento titulado 'Aqua fons vitae. Orientaciones sobre el agua, símbolo del grito del pobre y del grito de la Tierra', en el que plantea una estrategia para llevar agua a sus instalaciones sanitarias en los países pobres para luchar contra la pandemia
El Vaticano ha publicado un nuevo documento titulado 'Aqua fons vitae. Orientaciones sobre el agua, símbolo del grito del pobre y del grito de la Tierra', en el que plantea una estrategia para llevar agua a sus instalaciones sanitarias en los países pobres para luchar contra la pandemia

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, presidido por el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, ha anunciado que está trabajando en una estrategia para dotar de agua a las estructuras sanitarias que la Iglesia católica gestiona en países pobres y en vías de desarrollo para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

"El dicasterio anuncia que se está definiendo una estrategia para hacer frente a la situación en relación con el agua, los servicios y el saneamiento, la higiene en sentido amplio en los centros de salud pertenecientes a la Iglesia Católica", señala en un comunicado.

Así, señala que las intervenciones quirúrgicas, las infecciones o las epidemias "no pueden ser gestionadas de modo seguro sin agua". "La situación resulta particularmente alarmante en estas semanas marcadas por la pandemia del coronavirus COVID-19", señalan desde el organismo del Vaticano.

El texto, que distingue tres aspectos o dimensiones relativas al agua, se ha elaborado a partir del magisterio de los papas y se ha inspirado en el trabajo de la Iglesia católica en este campo. Su publicación tiene lugar un mes después de que se celebrase la Jornada Mundial del Agua 2020.

Los tres puntos que distingue el informe son: el agua para uso humano; el agua como recurso utilizado en muchas actividades humanas, en concreto en la agricultura y la industria; el agua como superficie, o sea, los ríos, las faldas acuíferas subterráneas, los lagos y, sobre todo, los mares y los océanos.

Para cada uno de estos aspectos, el documento traza cuáles son los desafíos, así como las propuestas operativas para activar un mayor compromiso a nivel local. La parte final del texto también incluye una reflexión sobre la educación y la integridad.

"Demasiadas estructuras sanitarias en países pobres y en vías de desarrollo no tiene un acceso adecuado al agua para las más básicas tareas de limpieza e higiene. Sin agua limpia, lavabos, jabones, servicios higiénicos o procedimientos para la higiene, millones de pacientes, personal de asistencia y familias están en riesgo ya que faltan los pilares o las infraestructuras para curas de dignidad, seguras y de cualidad", señala.

Desde el Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano integral evidencia que para el documento se han consultado congregaciones religiosas, conferencias episcopales, agencias de desarrollo católico y expertos calificados.

Las organizaciones de salud católicas serán el punto de partida para los planes de implementación y la recaudación de fondos para apoyar los planes operativos. En este sentido, el organismo del Vaticano ha llamado a las organizaciones interesadas en unirse a esta iniciativa a contactar al Dicasterio desde mediados de abril para solicitar más información.