lunes 27/9/21
La Fundación de Solidaridad Amaranta llama a la sociedad a construir un mundo libre de violencia

Las voces de las víctimas marcan el camino en el Día Mundial contra la trata

La pandemia ha aumentado la vulnerabilidad en la trata de personas, haciendo aún más difícil detectarla y dejando a las personas que la sufren en mayores dificultades para conseguir ayuda y acceso a la justicia según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Los proyectos sociales de Adoratrices acompañan cada año a cientos de mujeres a través del desarrollo de proyectos de vida libres de violencia y explotación en todo el mundo.

Día mundial trata 2

 La Obra Social de Adoratrices, en sus diferentes proyectos, y la Fundación de Solidaridad Amaranta -entidad sin ánimo de lucro creada por el instituto religioso- ponen el foco en la necesidad de un mayor apoyo a las víctimas de trata coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial contra la Trata, que se celebra este 30 de julio. Según la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), la Covid-19 ha aumentado los peligros de la trata, haciéndola aún más difícil detectar y dejando a las víctimas en mayores dificultades para conseguir ayuda y acceso a la justicia.  Es por ello que hacen un llamamiento a toda la sociedad para construir un mundo libre de violencia, ya que debido a la pandemia se han incremento los niveles de violencia doméstica, así como las actividades delictivas en línea, haciendo más ardua tanto la identificación como la prestación de ayuda a las personas que la sufren.

“La pandemia ha agravado y puesto en primer plano las desigualdades económicas y sociales sistémicas que se encuentran entre las causas subyacentes de la trata de personas. Es fundamental que los agentes encargados de hacer cumplir la ley se mantengan atentos para hacer frente a las nuevas y cambiantes modalidades delictivas y adapten sus respuestas para evitar que los tratantes actúen con impunidad”, afirmó Luisa Puglisi, directora general de la Fundación de Solidaridad Amaranta. Y añadió que “las medidas que se adopten no deben repercutir negativamente en los grupos en situación vulnerable, como las víctimas de trata de personas, y la recuperación postcovid debe asegurar una atención adecuada a las necesidades de estos grupos”.

El mensaje de las Religiosas Adoratrices va en línea con el lema elegido este año por la ONU “Las voces de las víctimas marcan el camino”, con el que se quiere destacar la importancia de escuchar y aprender de las personas supervivientes, quienes desempeñan un papel crucial en el establecimiento de medidas efectivas para prevenir el delito, identificar y apoyar a las personas que sufren este tipo de explotación.

Igualmente, se suman a la iniciativa promovida por la Red Internacional de la Vida Consagrada en contra de la trata de personas, Talitha Kum, que ha lanzado la campaña #CareAgainstTrafficking, con el fin de demostrar que la cura puede marcar la diferencia en todas las etapas de la lucha contra la trata de personas: cura para las personas en riesgo, cura para las víctimas y cura para los supervivientes.

De hecho, las Religiosas Adoratrices desarrollan en la actualidad más de 120 programas sociales orientados a la integración personal e incorporación social de mujeres y adolescentes afectadas por la prostitución y otras situaciones de exclusión, a través de las que atienden y acompañan a cientos de miles de personas en todo el mundo en el desarrollo de proyectos de vida libres de violencia.

 

Sensibilización

Asimismo, dentro de los proyectos sociales de las Religiosas Adoratrices se están llevando a cabo acciones de sensibilización y de educación para el desarrollo, impulsando proyectos y actividades centrados en la lucha contra la trata de mujeres con fines de explotación sexual desde un enfoque de derechos, género y transculturalidad. Este es el caso del proyecto Movilízate contra la trata, que Fundación de Solidaridad Amaranta que tiene como fin de fomentar la concienciación de los agentes implicados en la ruta de tránsito de personas en la frontera sur de Europa. A través de su delegación en Algeciras, a lo largo del último año se han impulsado capacitaciones específicas y se promueve la sensibilización ciudadana, en especial la del Campo de Gibraltar, convirtiendo los espacios de tránsito “en espacios libres de trata”, para lo que han logrado la implicación de importantes colectivos, instituciones y organizaciones de trabajadores.

Comentarios