miércoles 20/1/21
Monseñor Barrio presidió la celebración a la que asistieron un centenar de sacerdotes diocesanos

El arzobispo de Santiago concelebra en la Catedral la primera gran cita jubilar de este Año Santo Jacobeo

Meses después de no haber podido celebrar con su Presbiterio la solemne Misa Crismal ni la tradicional Eucaristía en la fiesta de San Juan de Ávila, este lunes el arzobispo de Santiago, monseñor Julián Barrio, se reunió con los sacerdotes diocesanos en el primer acto jubilar público del recién inaugurado Año Santo Jacobeo. Cumpliendo con las medidas de aforo en la Catedral compostelana, los sacerdotes salieron en procesión desde el Arzobispado, atravesaron la Plaza de la Quintana y entraron por la Puerta Santa para concelebrar con su arzobispo la Santa Misa. “Me alegra poder encontrarme con vosotros queridos hermanos sacerdotes, al comienzo de este Año Santo Compostelano, en la Iglesia madre de la Diócesis, bellamente restaurada. En este Jubileo damos gracias a Dios, recordando las palabras de Jesús: “Soy yo quien os ha elegido”, viendo la gran desproporción entre el don que hemos recibido y nuestra fragilidad. El Año Santo es tiempo de gracia y de conversión para avanzar en la espiritualidad sacerdotal por medio de la caridad pastoral con la esperanza de ser como el Apóstol Santiago, amigos y testigos del Señor”, les dijo el arzobispo.

El prelado compostelano indicó además que "precisamente porque la falta de sacerdotes es ciertamente la tristeza de cada Iglesia, la pastoral vocacional exige ser acogida, sobre todo hoy, con nuevo vigoroso y más decido compromiso por parte de todos nosotros, con la conciencia de que no es un elemento secundario o accesorio, ni un aspecto aislado o sectorial, como si fuera algo solo parcial, aunque importante, de la pastoral global de la Iglesia".

El arzobispo de Santiago concelebra en la Catedral la primera gran cita jubilar de este...
Comentarios