sábado 10/4/21
Disponible para seguir en streaming este Jueves y Viernes Santos

Conocer la historia de la Sábana Santa sin salir de casa

Antes de la ostensión extraordinaria de la Sábana Santa de Turín, prevista para este Sábado Santo, el 3 de abril; una exposición en streaming ayudará a profundizar en el sentido de la preciada reliquia. Con el lema “Comparte su pasión”, “Las personas que participen podrán ver esta exposición que roza el alma despierta el corazón y reta a la inteligencia”, señalan desde la organización. Será a través del enlace sabanasantaexpo.com, que llevará al espectador por las doce salas que componen la muestra, en una narrativa de 50 minutos que ayudará a descubrir la historia detrás de esta importante reliquia. La exposición La Sábana Santa llega al streaming este Jueves 1 de abril de 2021 para Hispanoamérica y Estados Unidos y el Viernes 2 de abril para Europa.

Sábana Santa

La exposición La Sábana Santa ha reunido de forma excepcional todo el material aportado por cientos de expertos que durante años han estudiado la Síndone. Inaugurada en 2012 en la catedral de Málaga, este recorrido –el más grande hasta ahora sobre la reliquia–, lleva al espectador por un análisis histórico y aporta diferentes elementos que certifican que la Sábana Santa ya existía antes de la datación del carbono 14.

D Blanco Producciones es la productora española que, tras cinco años de trabajo exhaustivo, está detrás de esta creación que une arte, historia, arqueología y ciencia forense y científica, junto con códices, monedas y diferentes objetos recogidos a lo largo de un gran estudio. La exposición ya ha recorrido las ciudades más importantes de España y ha dado el salto a México, pero este Jueves Santo será la primera vez que se pueda visitar en streaming simultáneamente desde diversos lugares del planeta. La visita (sabanasantaexpo.com) llevará al espectador por las doce salas que componen la muestra, en una narrativa de 50 minutos que ayudará a descubrir la historia detrás de esta importante reliquia.

La Sábana Santa es uno de los objetos más estudiados por el hombre en su historia. Es un trozo de 4,30 por 1,10 metros de lino manchado de sangre, con una imagen del cuerpo de un hombre con visibles signos de tortura. Jesucristo. La devoción por el Sudario hunde sus raíces en el Evangelio de Juan: «Llegó Nicodemo […] y trajo una mezcla de mirra y áloe, como unas cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos y aromas, según la costumbre judía de sepultar». Sin embargo, no se volvió a mencionar hasta la Edad Media. En 1203, el cruzado Robert de Chari declaró haber visto en una iglesia de Constantinopla un tejido con la imagen de Jesucristo. Años más tarde, un emperador bizantino describe, en una carta dirigida al Papa Inocencio III, los pillajes realizados por franceses y venecianos durante las Cruzadas; y menciona el «lino en el que Nuestro Señor Jesucristo fue envuelto tras su muerte y antes de su resurrección».

La Sábana cambió varias veces de ubicación, con el consiguiente deterioro. El proceso para su asentamiento definitivo en Turín fue largo: empieza con su compra por parte del príncipe Luis de Saboya en 1453, que la coloca en la catedral de Chambéry. Pero sigue viajando y estropeándose. Fue uno de los descendientes del príncipe Luis, el príncipe Manuel Filiberto quien fijó su morada para siempre en la catedral italiana. La Sábana Santa fue propiedad de la Casa de Saboya hasta 1982, año en que el último rey de Italia, Humberto II –derrocado en 1946– comunicó a san Juan Pablo II su decisión de otorgársela a la Iglesia.

 

 

Comentarios