viernes 4/12/20
LAS SECUELAS DEL COVID-19

Nace 'El granero de José', un fondo de emergencia del Arzobispado Castrense

El arzobispo castrense, monseñor Juan del Río, ha iniciado con una aportación personal el Fondo de Emergencia “El Granero de José” creado para paliar las consecuencias de la actual pandemia entre las personas más afectadas por sus secuelas sociales y económicas.

“El Granero de José” nace para paliar de forma rápida y con una tramitación mínima las necesidades alimenticias, médicas, habitacionales y escolares de aquellas personas que sufren los efectos causados por el Covid-19 que golpea de forma brutal a las familias con la pérdida de seres queridos. A ese irremplazable hecho hay que sumar los estragos que la pandemia está causando en los hogares por la falta de recursos de todo tipo.

El arzobispo castrense ha remitido a los capellanes, componentes de las Fuerzas Armadas, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, fieles de la jurisdicción castrense y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad una carta explicando el origen, objetivo y funcionamiento de “El Granero de José” que necesita de sus aportaciones para afrontar las futuras peticiones que serán tramitadas de forma casi inmediata ya que deben solventar necesidades acuciantes y básicas.

Monseñor Juan del Río establece que Cáritas Castrense como eje fundamental de la acción caritativa dentro de su jurisdicción asuma la responsabilidad de gestionar, administrar y fiscalizar “El Granero de José” mediante un proceso transparente y rápido. Con el fin de dotar al Fondo de Emergencia de recursos económicos se han habilitado una cuenta bancaria y una aplicación de teléfonos móviles para realizar las aportaciones. 

Cáritas Castrense nació con el firme propósito de auxiliar y atender a cuantos más sufren entre los miembros y familias de nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Al mismo tiempo, desde sus inicios, Cáritas Castrense ha colaborado, en mulitud de ocasiones, con las otras Cáritas diocesanas que, en las diocesis territoriales donde se encuentran ubicados nuetras unidades, han pedido ayuda y colaboración.

En este marco de referencia, ante la llamada de auxilio de la Cáritas Parroquial situada en el barrio humilde de Bufalá en la ciudad de Badalona, se realizó una llamada al personal de sus unidades en Barcelona y como respuesta se pudieron recoger unos 1.500 kilos de alimentos no perecederos y pañales para bebés. Miembros de la 3ª SUIGE y de la Guardia Civil, acompañados por el capellán de la plaza de Barcelona, hicieron la entrega de esta ayuda.