lunes 01.06.2020
BRECHA EDUCATIVA

Save the Children pide priorizar el regreso a la escuela de los niños vulnerables

Una madre recoge libros y material escolar de sus hijos de primaria en un colegio de Aranda de Duero (Burgos) destinados a los alumnos que lo precisan con el fin de que puedan desarrollar adecuadamente sus estudios (EFE/ Pacosantamaria)
Una madre recoge libros y material escolar de sus hijos de primaria en un colegio de Aranda de Duero (Burgos) destinados a los alumnos que lo precisan con el fin de que puedan desarrollar adecuadamente sus estudios (EFE/ Pacosantamaria)

Save the Children ha pedido que en el momento en que se abran los centros educativos se dé prioridad a los alumnos que proceden de entornos más vulnerables, que son los que han estado más desvinculados durante el confinamiento, y que se dote de medios tecnológicos a las familias que carecen de ellos.

Así lo ha reclamado el director general de Save the Children, Andrés Conde, durante la presentación del informe "COVID-19: Cerrar la brecha: ¿Cuál ha sido el impacto del cierre de las escuelas en el alumnado más desfavorecido? ¿Cómo debe ser la vuelta a las aulas?", elaborado por esta ONG.

"En el momento que se abran los centros educativos, lo crítico es priorizar en su acceso a los niños que han estado más desvinculados durante el confinamiento y esos son los niños que proceden de entornos más vulnerables", ha apuntado.

Estos alumnos -recuerda- no han tenido apoyo educativo en sus hogares durante el confinamiento, ni acceso a plataformas o a contenidos digitales, por lo que se encuentran más desvinculados de la educación en general y de su profesorado y son los que corren un riesgo mayor de fracaso escolar.

Conde ha señalado, además, que si como avanzó la ministra de Educación, Isabel Celaá, el curso que viene será semipresencial, "es imprescindible garantizar la dotación de medios tecnológicos a los niños que no los tienen".

En este sentido, ha recordado que un 20 % de las familias en el quintil de renta más bajo carece de medios tecnológicos para seguir los contenidos del curso académico, por lo que desde Save the Children consideran fundamental ofrecerles estos dispositivos a través de un sistema de préstamo.

El director general de esta ONG ha recordado, asimismo, la necesidad de aplicar medidas de conciliación en paralelo. "Hay un riesgo muy grande de que si los padres se incorporan al puesto de trabajo sin que se hayan arbitrado medidas de conciliación o sin que la apertura de coles tenga lugar, los niños se queden solos en sus casas".

Sobre cómo está afectando el confinamiento a los sectores más vulnerables desde el punto de vista educativo, Conde ha alertado del riesgo de la ampliación y profundización de la brecha educativa que puede llevar a un aumento de fracaso escolar y el abandono educativo temprano en un país como España, que tiene el abandono más alto de la UE.

Por su parte, la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, Catalina Perazzo, se ha referido a las becas comedor y ha denunciado que las medidas adoptadas por las administraciones no cubren a todo el alumnado que dispone de esta ayuda.

En concreto, a finales del mes de marzo, solo el 10 % de estos alumnos recibía esta cobertura.

Por todo esto, Save the Children considera que la educación también va a necesitar un "plan Marshall" -que estiman que tendrá un coste de entre 4.200 y 5.000 millones de euros- para recuperarse del impacto de esta crisis y esto solo será posible si los planes de recuperación económica y social a nivel autonómico, estatal y europeo incluyen recursos para la equidad educativa.

"La COVID-19 ha profundizado diferencias que ya existían entre el alumnado de distintos orígenes socioeconómicos. Por eso, esta crisis es una oportunidad para reconstruir el sistema educativo en términos de inclusión y equidad y, ante todo, garantizar que la nueva normalidad educativa no deje a ningún niño o niña atrás", ha asegurado Conde.

Ha recordado que a igual rendimiento, los niños y niñas con menos recursos repiten cuatro veces más que los de mayor nivel socioeconómico y que tener una madre sin la ESO aprobada multiplica por diez la probabilidad de abandonar de forma temprana respecto a tener una progenitora universitaria.

Para combatir esta desigualdad, la ONG pide también programas educativos de verano, recursos extra a los centros con alumnado desfavorecido para reducir la repetición y la segregación, refuerzo educativo extraescolar, tutoría, apoyo psicosocial y educación emocional o un sistema de becas y ayudas reforzado y eficaz.