viernes 25/9/20
MEDIO SIGLO DE SACERDOCIO

Cardenal Cañizares: "Es la hora de la fe y de la defensa de la libertad religiosa"

Cardenal Cañizares: "Es la hora de la fe y de la defensa de la libertad religiosa"

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha invitado a la archidiócesis a “no tener miedo y dar testimonio de Dios” porque “es la hora de la fe, la confianza y la esperanza, del anuncio del Evangelio y la defensa del hombre, la libertad religiosa y los derechos humanos fundamentales”.

En una misa de acción de gracias que presidió ayer en la Catedral con motivo del 50 aniversario de su ordenación sacerdotal, el Cardenal pidió, en este sentido, que no se apruebe el actual proyecto de ley de Educación. "No es hacer política es luchar por el hombre" porque, aseguró, "no es eso lo que los niños de hoy necesitan, necesitan ser educados humanamente, no privados de libertad, no imponiéndoles unos modelos de conocimiento, de ética, que se apoderan del corazón del hombre, y eso nos lleva a una dictadura". 

A este respecto, el cardenal insistió en que "no puedo callar en estos momentos ante el gran reto que tenemos con la educación, que es el futuro del hombre y la mejor inversión para que la sociedad sea una sociedad en paz y fraterna y que esté al servicio del hombre haciendo posible una sociedad nueva donde los padres sean los primeros educadores”. 

En su homilía, el arzobispo proclamó que “educan los padres, es un derecho que no nos pueden arrebatar, educan los padres y todos los demás -incluso la Iglesia- somos colaboradores, pero con la nueva ley educa el Estado", sostuvo el cardenal. 

Por otra parte, el Arzobispo reiteró que “tenemos que ser valientes, abrir las puertas a Cristo, las familias, el mundo del trabajo, los jóvenes tan necesitados de Él, no tengamos miedo a acoger y recibir a Cristo” y ha recordado el mensaje “que el Papa Francisco repetidamente nos dice, ser Iglesia en salida. No tengamos miedo a nada, ni a los poderes dominantes, no nos acomplejemos. Nos lo han dicho los mártires, desde los primeros hasta los de hoy, en Egipto, Siria y Pakistán, Nigeria y Nicaragua, y también en Occidente, porque hay persecución religiosa”.

Recorriendo su trayectoria en estos 50 años, el Arzobispo de Valencia aseguró que “todo lo que tengo y soy es don y gracia de Dios. Si alguna cosa buena hay en mi persona y mi vida es obra de Dios. Lo único que hay mío son mis errores, faltas y pecados, y por ello pido perdón humildemente al Señor, a la Iglesia y a cuantos he dañado”.

Además, el Cardenal resaltó también la figura de monseñor José María Lahiguera, Arzobispo de Valencia que le ordenó sacerdote el 21 de junio de 1970 en Sinarcas, hoy en proceso de beatificación, y del que expresó el deseo de “verle pronto en los altares".

Igualmente, al finalizar la misa de acción de gracias, el obispo auxiliar de Valencia monseñor Javier Salinas felicitó al Arzobispo “en nombre de toda la Iglesia diocesana aquí representada” y resaltó que “el Señor en cada momento pone a aquellas personas que pueden realmente acompañarnos”, en referencia al Cardenal Cañizares, que recibió una fuerte ovación por parte de todos los presentes.

“No vivimos tiempos fáciles pero, sin embargo, nuestra fe es más fuerte, no tenemos que tener miedo de vivirla, siempre con respeto a los demás pero sin renunciar nunca a aquella verdad que surge del Evangelio”, señaló monseñor Salinas, quien añadió dirigiéndose al cardenal: “Don Antonio, llevamos muchos años caminando juntos, en distintas situaciones pero siempre unidos, y siempre en esta tarea fundamental que ha constituido un eje y un impulso de su misión: el anuncio del Dios vivo porque únicamente ahí está su fuente, volver al Evangelio para desde ahí ir al encuentro de los hombres”.