sábado 31/10/20
CATALUÑA RESTRINGE EL AFORO EN LAS CELEBRACIONES RELIGIOSAS

Acciones legales de la Iglesia contra la Generalitat por conculcar la libertad religiosa

2020072710395643681
El arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, ha recordado este domingo a los fallecidos en la pandemia del coronavirus en la misa en memoria de los difuntos celebrada ayer en la Sagrada Familia de Barcelona

El arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, ha recordado este domingo a los fallecidos en la pandemia del coronavirus en la misa en memoria de los difuntos celebrada este domingo en la Sagrada Familia de Barcelona: «A todos los hermanos difuntos, creyentes o no, nacidos aquí o no».

«Nos sentimos próximos y hermanos de todos», ha expresado el cardenal durante la ceremonia, según recoge la Iglesia de Barcelona en un tuit recogido por Europa Press.

Debido a las restricciones en vigor por el coronavirus, a la misa solo podían asistir presencialmente representantes del sector de la alimentación, las residencias de ancianos, los tanatorios, los cementerios, los periodistas y vendedores de prensa, los hoteleros, las entidades caritativas, las autoridades y las personas que han recibido invitación.

En un comunicado este domingo, el Arzobispado de Barcelona ha pedido que, en la medida de lo posible, el acto se siguiera de forma telemática, teniendo en cuenta que según la normativa aprobada por la Generalitat para frentar contagios no pueden reunirse más de 10 personas en las ceremonias religiosas.

Además, la Iglesia ha anunciado que en los próximos días emprenderá acciones legales contra «la arbitrariedad y la indefensión que sufren el derecho a la libertad religiosa y la libertad de culto» a causa de estas medidas, a su juicio.

El teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha anunciado este domingo que el Ayuntamiento no acudiría a esta ceremonia para cumplir con las restricciones impuestas por la Generalitat, que acatan aunque estén en el «desacuerdo más absoluto» con ellas, lo que ha propiciado la ausencia de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau.