lunes 01.06.2020
MENSAJE DE ESPERANZA Y CONSUELO

Las clarisas de Badajoz envían una emotiva carta a los mayores

El Real Monasterio de Santa Ana es la sede de la Orden de Santa Clara en Badajoz
El Real Monasterio de Santa Ana es la sede de la Orden de Santa Clara en Badajoz

La comunidad de las clarisas descalzas de Badajoz ha enviado una carta para las personas mayores y que se encuentran solas en este tiempo de pandemia. Con ella pretenden consolar y aliviar la preocupación de los mayores, dando “alegría, esperanza y consuelo”.

Reproducimos el texto íntegro enviado por las hermanas Clarisas titulado Carta para nuestros mayores y para personas que se encuentran solas

Muy queridos hermanos y hermanas mayores, el Señor os de su paz.
¿Qué tal está vuestra salud? ¿Estáis contentos o tristes?
Nosotras estamos bien, gracias a Dios, y porque a nosotras nos consta que rezáis mucho por las monjitas. ¡Dios os lo pague!
Es un deseo nuestro, el consolaros por esta carta y aliviando de algún modo la preocupación que sentís, por la situación en la que estamos viviendo.
Desde nuestro convento queremos llevaros alegría, esperanza y consuelo.
No olvidéis que no estáis solos, pues nosotras rezamos por vosotros, que sois maestros en la vida, además de modelo y sabiduría para todos nosotros. ¡Sois muy valiosos a los ojos de Dios, y de todos los que os queremos de corazón! ¡No temáis! ¡El Señor está con vosotros!
Repitamos todos juntos con el salmista: “en la vejez y en las canas, tú no nos abandones, Señor”.
¿Habéis pensado alguna vez lo que Dios os ama? Él dio su vida por nosotros en una cruz, para demostrarnos lo mucho que nos quiere y ama.
Con vuestros sacrificios, dolores, y oración estáis sosteniendo a la Iglesia, y al mundo, pues todo ello lo unís al sufrimiento de Cristo.
Cuando estéis solos, y sintáis la soledad, la tristeza, la angustia… dirigid vuestra mirada, y corazón, a Jesús, que está muchas veces solo en el sagrario. Habladle de tú a tú, como amigo que nunca falla, y repetidle con frecuencia: “Jesús, yo confío en Ti”.
En estos momentos sentiréis lo hermoso que es estar a solas, con quien a solas nos ama, que es la segunda Persona de la Santísima Trinidad: “Jesucristo”.
Rezad mucho por el mundo, por vuestras familias, por aquellos que os cuidan y alimentan, por el Papa, los sacerdotes, los religiosos, por los médicos, sanitarios, enfermos y agonizantes. También por la conversión de los pecadores, por los que han perdido su trabajo, etc.
Recemos todos por el fin de la pandemia del coronavirus y para que de muchos frutos espirituales -volviendo nuestras vidas a Dios- y sembrando felicidad en nuestro entorno.
Pedidle al Señor que le conozcáis y que cada día le améis más y mejor. También para que vaya preparando vuestra alma, para el día que os llame a su Presencia; pues aunque tarde mucho, ninguno nos libraremos de la hermana muerte corporal.
Si podéis, escuchad Radio María. No dejéis de oírla, porque con ella sentiréis mucha alegría, consuelo y compañía.
Recordad que la oración es muy necesaria, como el comer todos los días; así, antes de despedirnos y mandaros nuestro cariño y oración, recemos todos un Padrenuestro y un Ave María, a nuestra Madre del cielo.
¡Hasta pronto! ¡Os queremos!
Un abrazo, y un beso en el Señor, y en su Madre Santísima.

Hermanas Clarisas Descalzas, de Badajoz