domingo 05.07.2020
RECONSTRUCCIÓN TRAS EL CORONAVIRUS

Los obispos reclaman menos tensión política y más trabajo por el bien común

Minuto de silencio guardado en la escalinata del Congreso en reconocimiento a las víctimas de la pandemia de la Covid-19, en el último de los diez días de luto decretados por el Ejecutivo (EFE/Chema Moya)
Minuto de silencio guardado en la escalinata del Congreso en reconocimiento a las víctimas de la pandemia de la Covid-19, en el último de los diez días de luto decretados por el Ejecutivo (EFE/Chema Moya)

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha mostrado su preocupación por "la tensión tan grande que se aprecia en el Parlamento" y ha pedido a los políticos que dejen de lado las descalificaciones personales y que trabajen por el bien común.

"Cómo no hacer un llamamiento en este momento en el que hacemos memoria para suscitar también la esperanza de un trabajo en común, lo cual no significa anular la crítica política que siempre es necesaria o las diversas sugerencias o ideas que cada grupo social pueda tener, pero el acento fundamental en el bien común", ha subrayado en rueda de prensa.

Argüello ha recordado que el lema institucional llama a "salir juntos" de la crisis y ha solicitado que se tengan presentes los datos de esta pandemia que suponen "un grito pidiendo a nuestros responsables públicos que pongan el acento en lo esencial, que cultiven el bien común, que cultiven la escucha de lo que unos y otros pueden proponer", ha dicho.

Y, sobre todo, "que dejen a un lado todo lo que puedan ser descalificaciones personales".

El secretario general de la Conferencia Episcopal se ha referido a la situación de las residencias de ancianos durante la pandemia del coronavirus y ha incidido en que "no cabe duda" de que "ha sido una de las cuestiones más dramáticas que hemos vivido en estos días" y que debe hacer a la sociedad reflexionar sobre la vida de las familias y la necesidad de llevar a personas a estos centros.

"A veces se ha pedido a las residencias que pudieran tener un tratamiento hospitalario de los enfermos cuando esto ha sido imposible, incluso a veces con dificultades para trasladar a los ancianos a los hospitales", ha lamentado.

A su juicio, se han aprendido lecciones y todas las residencias se están esforzando por evitar contagios, lo cual tiene la contrapartida de que muchos ancianos se ven aún privados del afecto de sus familiares. 

Ha llamado a "reflexionar sobre la mejor manera de cuidar a las personas que acuden a estos hogares para personas mayores".

En otro orden, Argüello ha opinado que el ingreso mínimo vital no debería excluir a nadie que se encuentre en una situación difícil y ha considerado que es importante atender a las personas con necesidades con esta medida.

Asimismo, ha solicitado que este ingreso mínimo vital incluya la noción de "salario familiar" y tenga en cuenta la dificultad para conciliar, cuidar a mayores y menores. 

Por último, Argüello ha reconocido que la crisis económica consecuencia de la crisis sanitaria podrá implicar una merma de los recursos económicos de la Iglesia, si bien ha insistido en la "corresponsabilidad de todos" en su sostenimiento y ha aseverado que habrá que "hacer ahorros en aquel tipo de gastos que puedan ser más superfluos e la vida de la comunidad". 

Comentarios