martes 2/3/21
Jornada mundial del Enfermo 2021

Cuidémonos mutuamente

La conmemoración de hoy, festividad de la Virgen de Lourdes, se incluye en la Campaña del Enfermo, que tiene como objetivo sensibilizar a toda la sociedad ante la necesidad de asegurar la mejor asistencia posible a los que padecen. La iniciativa incorpora también la Pascua del Enfermo, que se celebra el 9 de mayo. 

pexels-gustavo-fring-4000605

Es el momento de brindar una atención especial a las personas enfermas y a quienes cuidan de ellas y, en particular, a quienes sufren los efectos de la pandemia del COVID -19.  Por ello, la Jornada mundial del enfermo 2021, que se celebra en el día hoy, ha elegido como lema “Cuidémonos mutuamente”. Esta es una de las acciones incluidas en la Campaña del Enfermo, promovida por el departamento de Pastoral de la Salud, dentro de la Subcomisión Episcopal de Acción Caritativa y Social que en España tiene dos eventos destacados: el 11 de febrero -Día del enfermo- y el 9 de mayo -la Pascua del enfermo-. 

El lema elegido para la jornada de hoy se inspira en el pasaje evangélico en el que Jesús critica la hipocresía de quienes dicen, pero no hacen [cf. Mateo 23, 1-12]: “Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo”. Al respecto, el Papa Francisco, en un mensaje difundido con motivo de esta 29 jornada del enfermo señala: “ante la condición de necesidad de un hermano o una hermana, Jesús nos muestra un modelo de comportamiento totalmente opuesto a la hipocresía, propone detenerse, escuchar y establecer una relación directa y personal con el otro”.      

De hecho, la Campaña del Enfermo cuenta entre sus objetivos con los de favorecer el compromiso del voluntariado, recordar la importancia de la formación espiritual y moral de los agentes sanitarios y hacer que los sacerdotes diocesanos y regulares, así como cuantos viven y trabajan junto a los que sufren, comprendan mejor la importancia de la asistencia religiosa a los enfermos.  En este sentido, insisten en que la relación interpersonal de confianza es fundamento de la atención del enfermo. El proceso asistencial al enfermo “no es únicamente un servicio profesional, algo que se realiza con un espíritu de servicio, un deber, sino que se convierte más bien en algo natural, en ayudar al otro, que es un hermano. Una asistencia que se convierte así, en un testimonio de las relaciones fraternas que se deberían establecer en el ámbito de la Iglesia, con el objetivo de la curación”, explican. En el ámbito de la pastoral de la salud, "incluso si ya no hay ninguna posibilidad de que el cuerpo mejore, se puede siempre actuar y aspirar a una curación" añaden. Es más, la curación "no solo significa recuperación física, sino que también significa la pacificación psicológica, la fe, la fuerza interior, el valor, la fuerza moral. es decir, la capacidad de no ir a la deriva, aunque el cuerpo se esté desmoronando" (cf. Propuesta para la Jornada Mundial del Enfermo 2021, Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral).

Cuidemonos.-JME-2021

La pandemia COVID-19

La verdad es que la crisis sanitaria, además de poner de manifiesto las carencias del sistema también" ha revelado la entrega y la generosidad de agentes sanitarios, voluntarios, trabajadores y trabajadoras, sacerdotes, religiosos y religiosas que, con profesionalidad, abnegación, sentido de responsabilidad y amor al prójimo han ayudado, cuidado, consolado y servido a tantos enfermos y a sus familiares", resaltó el pontífice. "Una multitud silenciosa de hombres y mujeres que han decidido mirar esos rostros, haciéndose cargo de las heridas de los pacientes, que sentían prójimos por el hecho de pertenecer a la misma familia humana", escribió el Papa Francisco.

Comentarios