domingo 05.07.2020
DISCRIMINACIÓN Y DERECHOS FUNDAMENTALES

El edadismo y la aporofobia serán delitos de odio

El rechazo a los pobres o aporofobia y la discriminación por edad (edadismo) serán considerados delitos de odio en la reforma del Código Penal (Ricard Cugat)
El rechazo a los pobres o aporofobia y la discriminación por edad (edadismo) serán considerados delitos de odio en la reforma del Código Penal (Ricard Cugat)

El Gobierno aprobó este martes 9 de junio en el Consejo de Ministros el proyecto de Ley orgánica de protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia. La norma, que aumentará el plazo de prescripción del delito de abuso sexual a menores, lleva aparejada también una nueva regulación a los delitos de odio, incorporando la edad como causa de discriminación, tanto sobre los niños, niñas y adolescentes, como sobre las personas mayores, e incluyendo la aporofobia –fobia a las personas pobres o desfavorecidas– y la exclusión social dentro de estos tipos penales.

La norma fue bautizada en rueda de prensa por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, como Ley Rhodes, por el pianista británico del mismo apellido, James Rhodes, que sufrió abusos sexuales cuando era un niño y que lleva años luchando por su aprobación. Esta nueva normativa, que consta de 58 artículos y que ahora será remitida al Congreso para que que inicie su tramitación parlamentaria, incluye una reforma del Código Penal para establecer una nueva regulación a los delitos de odio en la que se incluye el edadismo, es decir, la discriminación por razón de edad, como agravante en este tipo penal.

Se modifica, por tanto, el artículo 22, que especifica las circunstancias agravantes a la hora de establecer las penas de prisión y las multas. Hasta ahora, en la redacción de ese artículo se recoge como agravante: "cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad". La intención del Gobierno es que pase también a estar incluida la discriminación por razón de edad, la aporofobia y la exclusión social. De la misma forma, también habrá que modificar, entre otros, el artículo 510, que establece las penas de prisión.

Este cambio en el Código Penal, que ha obligado a que el Ministerio de Justicia, además de los de Interior y Educación, también intervengan en la redacción de la normativa, va en la línea de lo que ya recogía la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 12 de diciembre de 2007, que, en el artículo 21.1, señala que "se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual".

La Organización Mundial de la Salud ya lleva tiempo alertando de que este tipo de discriminación por razón de edad es, hoy en día, "más común que el racismo o el sexismo", con la principal diferencia de que se acepta socialmente y no se cuestiona en la mayoría de los casos.