lunes 10/8/20
HOSTILIDAD CONTRA LAS MUJERES

Exeria pide "actualizar y humanizar" la formación de los seminaristas gallegos

Los seminaristas mayores que se forman para el sacerdocio en Santiago de Compostela asisten a ejercicios espirituales dirigidos por monseñor Rouco Varela
Los seminaristas mayores que se forman para el sacerdocio en Santiago de Compostela asisten a ejercicios espirituales dirigidos por monseñor Rouco Varela

El 28 de diciembre, con motivo de la fiesta de las Santa Inocentes, la Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria  envía el presente documento, Entrañas de Misericordia, a los medios de comunicación, lo difunde en redes sociales y lo envía a los responsables de las diócesis gallegas para llamar su atención sobre aspectos que vemos con preocupación en nuestra Iglesia gallega a raíz de las declaraciones de Francisco Rafael Gómez Canoura, párroco de Zas. (Gómez Canoura llamó "manada de cerdas" a las feministas y "gilipollas" a los votantes del BNG en su perfil de Twitter este mes).

Estas declaraciones no son un hecho aislado, sino que se están convirtiendo en un modo de relación entre las personas ordenadas y las laicas, una relación instalada en la condescendencia y la infravaloración. Las Mulleres Cristiás Galegas Exeria vemos con preocupación como, con el paso del tiempo, esta forma de relación no cambia pues la formación de los jóvenes que se preparan para el sacerdocio no es acorde a los tiempos en los que vivimos ni está en sintonía con la Iglesia en salida que propone el Papa Francisco. Una prueba de esto es que en la diócesis de Santiago de Compostela, en el mes de marzo, los seminaristas mayores que se forman para el sacerdocio asistieron a ejercicios espirituales dirigidos por monseñor Rouco Varela.

Estos hechos nos llevaron a sentarnos y reflexionar sobre si ésta es la Iglesia que queremos y cual es el futuro hacia el que queremos avanzar. El fruto de esas reflexiones es este documento que ahora publicamos, y que tiene el apoyo de la Asociación Irimia, Asociación Encrucillada, Col·lectiu de dones en l'Església per la paritat, Dones Creients, Mujeres y Teología de Sevilla, Cabra y Zaragoza, Red Miriam de espiritualidad ignaciana femenina, colectivo Agar y la Comunidad Cristiana Torrero III de Zaragoza.

En nuestro horizonte está el deseo de una mejor Iglesia Galega en la que se actualice y humanice la formación de los sacerdotes y se valore y fomente la responsabilidad dos laicos, sobre todo de las mujeres. Queremos que la Iglesia deje de ser la madriguera en la que se escondan el odio, la intolerancia, la injusticia y el desamor y que se aprecie y valore como merece la cultura gallega.

Nuestra Iglesia está falta de misericordia.

¡Urge cambiar los corazones de piedra por corazones de carne!

 

Documento de la Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria Navidad 2019

La Asociación Mulleres Cristiás Galegas Exeria, con el apoyo de Asoc. Irimia, Asoc. Encrucillada, colectivo Agar y la Comunidad Cristiana Torrero III de Zaragoza, Col·lectiu de dones en l'Església per la paritat, Dones Creients, Mujeres y Teología de Sevilla, Cabra e Zaragoza, Red Miriam de espiritualidad ignaciana femenina, nos dirigimos a la Iglesia gallega, y especialmente a su arzobispo y obispos, a raíz de las declaraciones de Francisco Rafael Gómez Canoura, párroco de Zas, para llamar su atención sobre lo que nos está preocupando en nuestra Iglesia Gallega.

El objetivo de este documento es censurar unas palabras que atentan contra los Derechos Humanos, escritas por una persona concreta que se cree con derecho a poderlas decir, pero también denunciar el contexto eclesial que lo permite y no toma medidas enérgicas para erradicar este comportamiento. En nuestro horizonte está la búsqueda de una mejor Iglesia.

No entendemos la permisividad por parte de la autoridad eclesiástica respecto de un cura que hace poco ha acabado su período de formación en el seminario, un cura que a día de hoy sigue celebrando y predicando en “sus” parroquias. Y la entendemos aún menos cuando lo comparamos con la dureza con la que se tratan otras declaraciones y situaciones que no atentan contra los Derechos Humanos como ésta, y en las que no se duda en cerrar la boca o condenar a personas y asociaciones.

Vemos una gran distorsión respecto del tratamiento de las diferentes polémicas que se suscitan en el seno de nuestra Iglesia y esto nos lleva a hacer la siguiente reflexión que tiene como objetivo denunciar las actitudes que más nos interpelan como mujeres, como cristianas y como gallegas haciendo propuestas constructivas que nos ayuden a avanzar.

Como mujeres, estamos sintiendo en ciertos sectores de nuestra Iglesia un aumento de la hostilidad hacia nosotras y la causa feminista, que no es otra que la igualdad de todos los hijos e hijas de Dios. Llevamos mucho tiempo reflexionando sobre esta cuestión, como bien ponen de manifiesto el documento Nós, as mulleres na Igrexa, de noviembre de 2010 y A violencia de xénero violencia contra as mulleres, de noviembre de 2012 y que pueden consultar en nuestra web www.exeria.org.

Constatamos con tristeza el miedo y recelo que determinados sectores de la Iglesia nos siguen teniendo a nosotras, las mujeres, sus hermanas, miedo y recelo que se manifiesta en actitudes de rechazo cuando no de abierta misoginia. Creemos que puede ser debido a que la formación de los futuros sacerdotes está demasiado sesgada hacia lo masculino. Los curas deben conocer lo que pensamos las mujeres para aprender a valorar nuestros aportes a la vida eclesial. Se nota mucha falta de presencia femenina en la formación de los sacerdotes. En nuestra Iglesia contamos con mujeres bien preparadas, algunas doctoras en teología, otras ampliamente formadas en acompañamiento espiritual: mujeres que dirigen ejercicios espirituales e imparten clases de teología que deberían estar formando a nuestros futuros sacerdotes. No se puede apreciar lo que no se conoce.