sábado 10/4/21

Fallece la fundadora de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús

210310-Madrid-MariadeJesusVelarde-ba71ef30cbdbd2d9b743a3a1149a717b_XL-678x381

La madre María de Jesús de Velarde, fundadora de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús, falleció ayer, martes, 9 de marzo, a punto de cumplir los 96 años, «con una muerte ejemplar, llena de paz y de gracia», tal y como afirma el instituto religioso en su página web. La misa funeral se celebrará hoy, miércoles 10 de marzo, a las 18:00 horas en la casa general de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús, en Galapagar.

Cristina Ana María Velarde Gil, el nombre civil de la madre María de Jesús, nació en Santander un Jueves Santo, 9 de abril de 1925, en el seno de una familia acomodada y profundamente religiosa. Era la menor de cuatro hermanos. Vivió en Madrid de 1932 a 1937, y cursó el Bachillerato en Barcelona. A los 14 años comprendió que debía llevar a cabo su vocación en cuanto el Señor lo permitiera y nunca dudó de la llamada de Dios.

En la Universidad de Barcelona estudió Filosofía y Letras. Se especializó en Historia General, que culminó con Premio Extraordinario el 6 de junio de 1951. Tenía 26 años. Unos meses después, en octubre, ingresó como novicia en la congregación de Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de San Cugat del Vallés, tomando el nombre religioso de María de Jesús.

Desde el comienzo de su vida de formación destacó como modelo de obediencia, de pobreza, de silencio y de caridad. Su norma de vida era la sencillez, fruto de una profunda humildad. En 1954 fundó el colegio El Pinar de Nuestra Señora, de Valldoreix, que fue durante años el alma mater de la educación impartida por la congregación y de su estilo apostólico. Esta fue la primera de las 39 comunidades que fundó, de las actuales 41 que tiene el instituto.

Con el fin de conservar la espiritualidad y estilo de vida de la congregación en la provincia de España, en el año 1958 acudió a Roma para pedir el apoyo y la guía que necesitaban. Recibida la bendición de la Iglesia, esperó confiadamente la hora definitiva de Dios. Con el paso de los años, fue desarrollando el carisma primigenio enriqueciéndolo en la oración con un profundo sentido trinitario y con la espiritualidad de la mística española. Impulsó la misión con una dinámica nueva, basada en las orientaciones doctrinales de san Juan Pablo II, en todos sus escritos sobre la vida consagrada y apostólica.

De 1993 a 1998 perseveró con especial insistencia y docilidad en acudir a la Santa Sede para pedir que la provincia de España fuese constituida como nuevo instituto nacido del carisma del padre Julio Chevalier (fundador de los Misioneros del Sagrado Corazón y, más tarde, de las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón), con una nueva espiritualidad, acción apostólica y vida comunitaria.

En la Natividad de Nuestra Señora, el 8 de septiembre de 1998, la Iglesia reconoció un nuevo instituto de derecho pontificio, el de Hijas de Santa María del Corazón de Jesús, al que la madre María de Jesús había dado identidad, espíritu y vida, y por el que había luchado sin escatimar sacrificio. El día 4 de octubre del mismo año, en el primer capítulo general que se celebró, quedó elegida, por unanimidad (excepto su propio voto), madre general del nuevo instituto, considerándola además madre fundadora.

Las constituciones de las Hijas de Santa María del Corazón de Jesús fueron aprobadas por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada el día de la Natividad del Señor, 25 de diciembre de 1998. En la actualidad, el instituto está presente en España, Italia, Perú, Guatemala, El Salvador, México, Chile, Estados Unidos y Argentina con noviciados y colegios, y cuenta con una rama laica afiliada de niños y jóvenes, DOYMAR.

El recinto sede del instituto en Galapagar, llamado Monte del Gozo, acoge la casa general, en la que viven cerca de dos centenares de monjas, además de las postulantas y las novicias, más de 40 en total (incluye el noviciado internacional). También se encuentra el colegio Veracruz, el santuario mariano Nuestra Señora del Sagrado Corazón y la Casa de Betania.

Comentarios