lunes 01.06.2020
RELIGIOSOS VULNERABLES

La Guardia Civil visita cenobios aislados para conocer sus necesidades

Imagen facilitada por la Guardia Civil, que está visitando conventos y monasterios de zonas aisladas para conocer la situación de los religiosos y atender a sus necesidades
Imagen facilitada por la Guardia Civil, que está visitando conventos y monasterios de zonas aisladas para conocer la situación de los religiosos y atender a sus necesidades

La Guardia Civil esta visitando los conventos y monasterios ubicados en zonas rurales para conocer cómo se encuentran los religiosos que los habitan, que suelen ser de edad avanzada, por lo que se les considera población de especial atención frente al coronavirus. 

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil, las patrullas de seguridad ciudadana acuden a estos recintos religiosos y se entrevistan con los responsables para preguntarles si necesitan algo que los agentes puedan ofrecerles. 

Es otra de las labores de apoyo a los colectivos más vulnerables que la Guardia Civil está llevando a cabo desde que se decretó el estado de alarma. 

Entre otras acciones, la Guardia Civil está ofreciendo formación para el personal de centros de mayores y de personas con discapacidad intelectual sobre las medidas de prevención sanitaria que se deben adoptar con motivo COVID-19.

En concreto se les está instruyendo en la utilización de medios de protección, la forma de ponerse y quitarse EPIs, el almacenaje y mantenimiento de estos elementos, medidas de higiene personal frente a cualquier escenario de exposición, medidas de aislamiento frente a cualquier sospecha de infección por el coronavirus, desinfección y limpieza tanto de zona comunes como individuales, y otros escenarios de riesgo que se puedan producir. 

La Guardia Civil intensificó su esfuerzo en el auxilio y ayuda en los núcleos de población rural donde es más difícil el acceso a los servicios básicos para la población que reside en ellos.

Así, los agentes complementan la labor de control encomendada en el estado de emergencia con el auxilio y ayuda de las personas en las necesidades más básicas, como el acceso a tiendas de alimentación o farmacias. Y es que la Benemérita es responsable de la seguridad ciudadana en zonas donde hay poblaciones muy dispersas y en zonas aisladas.