sábado 12/6/21

“Conmigo lo hicisteis”, lema escogido para la festividad del Corpus Christi

El próximo 6 de junio se celebra la festividad del del Corpus Christi, Día de Caridad, que este año lo hará bajo el lema Conmigo lo hicisteis, mensaje que los obispos de la subcomisión episcopal de Acción Caritativa y Social han elegido para esta conmemoración. Recordando el pasaje del Evangelio de Mateo, los prelados invitan a “potenciar la capilaridad en los pueblos, barrios y ciudades para cuidar y acompañar tanto sufrimiento” causado por la pandemia de la covid-19. El mensaje agradece el “servicio generoso que durante las veinticuatro horas del día llevan a cabo los discípulos misioneros de Jesucristo en Cáritas y las personas que hacen posible el servicio de la caridad en las parroquias o en otras instituciones caritativas de la Iglesia”.

Caritas-Dia-Caridad

Entrega, fraternidad y adoración. A través de estas tres palabras claves, se han referido desde la subcomisión episcopal a la importancia de la entrega generosa con los otros en mitad en una situación de pandemia como la que hemos vivido durante el último año. “Estos tiempos recios, donde se necesitan amigos fuertes de Dios. Una necesidad que se hace concreta en la vida de cada día, en la cercanía, en la fraternidad y en la esperanza cristiana que brotan de la Eucaristía”, afirman en el mensaje.

Por otro lado, los obispos han invitado a “estar cerca de los más vulnerables, los niños, los enfermos, los discapacitados, los ancianos, los tristes y solos, los agobiados por la pesadumbre de la existencia”.  Para ello, “la Eucaristía nos ofrece el don de poder amasar de forma inseparable la caridad y la vida de los pobres. ¿Cómo vivir la Eucaristía sin estar cerca de aquellos más hambrientos, de aquellos con quienes Cristo se identifica al tener hambre, sed, estar desnudo, enfermo o en la cárcel?”

Otra de las paradas obligatorias en el itinerario que nos han propuesto los obispos, está en la fraternidad: “la pandemia está dejando tras de sí muchas vidas rotas y profundas heridas que, sin embargo, están siendo cicatrizadas gracias al fomento de los lazos de colaboración, ayuda mutua y redes comunitarias que brotan de la fraternidad en una comunidad que sostiene”. “He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente […] Se necesita una comunidad que lo sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante”, afirman en el mensaje. Y añaden: “Al amor no le importa si el hermano herido es de aquí o es de allá. Porque es el amor que rompe las cadenas que nos aíslan y separan, tendiendo puentes; amor que nos permite construir una gran familia donde todos podamos sentirnos en casa”, citando las palabras del papa Francisco.

Asimismo, invitando a la prudencia en las celebraciones del próximo Corpus Christi, desde la CEE piden que creamos “en el Dios que se hace carne y se presenta como compañero de viaje. Él atraviesa la vida de cada pueblo, ciudad, hospital, escuela o centro de trabajo. Y lo hace por medio de sus discípulos, de los pobres y víctimas de esta crisis. Aunque este año no salgamos por las calles acompañando al Señor sacramentado en procesión, proclamemos nuestra fe y hagamos de nuestras parroquias, comunidades, oratorios y de nosotros mismos, custodias del Cristo que comulgamos como expresión de nuestro amor agradecido y fuente de bendición para muchos”.

Comentarios