jueves 28/10/21
El Caso Osoro – Belda. 4

JAVIER BELDA Quis sicud deus (Quién como Dios)

Podemos utilizar algunos adjetivos, como “perplejos”, “confusos”, “sorprendidos” o incluso una vez asimilado el primer impacto, “indignados”... Cualquiera de ellos nos vale para describir la reacción emocional que nos causa ver que en el Registro Mercantil de Madrid figura desde el 7 de octubre de 2020 una sociedad que se ha registrado con el nombre comercial de “THEO LEGAL QUIS SICUD DEUS, “que en latín quiere decir “QUIÉN COMO DIOS”.

angel

Se constituyó en enero del año 2016 bajo otra denominación y ahora un sacerdote liberado, abogado y asesor del Cardenal Osoro, llamado Javier Belda Iniesta la ha registrado para desarrollar en la calle Serrano de Madrid, “intermediación en la prestación de servicios jurídicos”, un despacho de abogados, en activo desde octubre del año pasado.

Coinciden las fechas de la llegada a Madrid de este sacerdote, con la investigación canónica que realizó o que realiza, con la compra de esa sociedad. Tiene que darles aspecto mercantil a sus acciones, necesita un instrumento para poder facturar porque vivir en Madrid no es barato. Nos gustaría saber cuánto le cobra al Arzobispado de Madrid por tan innecesaria labor, al final buena parte de ese dinero lo pagamos los que ponemos la cruz en la casilla de hacienda.

Llama la atención desde luego, que este sacerdote que según dicen es al único que Osoro escucha, utilice como nombre legal “THEO” – Dios en griego – y como nombre comercial “QUIÉN COMO DIOS”, y lo registre. Recordemos que la traducción literal QUIÉN COMO DIOS” – interpretado a veces “quien es como Dios” remite al Arcángel San Miguel en su lucha contra el demonio.

Non Serviam ¡No te serviré!

Ha perdido el norte, ya le veíamos hacer cosas raras y meter en una burbuja informativa al Cardenal, impidiéndole tener acceso a la realidad. Empezamos a conocer sus errores, pero pensábamos que era más por ignorancia que por egocentrismo, como lo que contábamos de celebrar patronatos ilegales sin tener acreditada su representación, o como anunciar e intentar revertir operaciones contra el criterio previo de patronatos que las habían aprobado. Pero esto no puede ser solo ignorancia. Es otra cosa. Como dijo el Arcángel San Miguel a Satanás, y a su grito le seguimos todos los fieles “NON SERVIAM”¡¡ NO TE SERVIRÉ!

 

Negro, tú también hijo mío…”

No son cosas de menor relevancia, aunque con tanta carga moral como la que ha cometido Pedro Negro Lopez al vacunarse haciéndose pasar por administrativo de la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, ante la atónita mirada de los trabajadores de la residencia del mismo nombre. Pedro Negro, actual presidente delegado de esa Fundación en representación del Cardenal Osoro se vacunó los días 8 y 29 de enero en la residencia. Según cuentan hacía meses que aparecía intermitentemente por la residencia de mayores, lógico por otra parte, porque el cargo no da para tanto, para eso está el gerente y la directora general que tienen que ir a diario. Pero claro, lo entendemos, Pedro Negro no es “quien como dios” como su amigo Belda y necesita protección terrenal, aunque se la procure sin el menor decoro moral. ¡Parece muy feo Pedro Negro, muy mal!

Empezamos a entender las quejas y sospechas que produce Belda en su entorno, la desconfianza que suscita con el trato hacia los demás, “se cree como dios”. Por eso se cree en el derecho de amenazar al antiguo delegado de fundaciones con la excomunión, por eso se permite enfrentar al cardenal con sus antiguos colaboradores.

Nos recuerda un poco a Don Quijote, salvando las distancias, puede que de tanto leer y estudiar sobre la Inquisición pierda el juicio, o los juicios… ya se verá. Solo que el bueno de Alonso Quijano decía que “soy “caballero armado, que corre el mundo para deshacer agravios y enderezar entuertos, y no podría sin esta mi lanza, en cuya punta está el hierro de la justicia, y sin esta espada que me sirve, y la paz de Dios sea con todos”, Belda los monta. Mas humildad Belda, es lo que necesita la Iglesia, religiosos que se acerquen a los creyentes, no que los asusten ni los amenacen”.

Comentarios