sábado 04.07.2020
RELACIÓN IGLESIA ESTADO

Luis Argüello: "La exención del IBI de la Iglesia se basa en la ley de mecenazgo"

Luis Argüello: "La exención del IBI de la Iglesia se basa en la ley de mecenazgo"

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, afirma, en una entrevista en El Confidencial, que "en principio es normal" que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, hablara con el nuncio del Papa en España, sobre todo cuando éste "está recién llegado", pero apunta que "la Santa Sede encomienda a la Conferencia Episcopal el desarrollo de los principales acuerdos y las relaciones con el Gobierno". "Hay algunos asuntos a los que hizo referencia la vicepresidenta que es necesario que dialoguemos", aclara.

Luis Argüello asegura que las relaciones con el Gobierno están siendo normales, de respeto y colaboración, dentro de la normalidad de estos últimos meses en los que la pandemia nos pone en dificultades a todos. "Tenemos pendientes bastantes cuestiones en diálogo que el propio presidente del Gobierno y la vicepresidenta cuando tuvo su entrevista con el nuncio han anunciado, pero me imagino que debido a las circunstancias que hemos vivido desde marzo aquí no ha sido posible todavía tener estos encuentros", comenta Argüello en la entrevista, aunque, especifica, "la Santa Sede encomienda a la Conferencia Episcopal el desarrollo de los principales acuerdos y las relaciones con el Gobierno se realizan desde la propia Iglesia en España".

"La exención del IBI que tiene la iglesia no lo es por los acuerdos firmados con la Santa Sede, sino que se basa en la ley del mecenazgo. Es verdad que los acuerdos Iglesia Estado prevén también la situación fiscal de la Iglesia, pero en el caso concreto del impuesto de bienes inmuebles la regulación de la Iglesia es la misma que tienen todas las entidades no lucrativas. El Gobierno tiene derecho de plantear su política fiscal, pero no nos parece asumible que se quiera hacer una regulación específica solo sobre la iglesia cuando esta exención afecta a otro conjunto de entidades. Por otra parte, yo creo que está justificada. Si verdaderamente desde la política fiscal se quiere promover la sociedad civil y la acción de las entidades y organizaciones no lucrativas, tan importante en estos momentos para tantas familias que carecen de lo imprescindible para vivir", declara el presidente de la Conferencia.

Sobre el listado de bienes inmatriculados por la Iglesia, Argüello recuerda que la Iglesia siempre ha cumplido con la legislación. "Muchísimos de estos bienes existen antes de que en el siglo XIX se crease el Registro de la Propiedad, que es un instrumento de protección de terceros, para que cualquiera sepa de quién es un inmueble. Por aquel entonces y hasta avanzado el siglo XX era notorio que los templos eran de la Iglesia y estaban dedicados al culto. Era tan notorio que no hacía falta la inmatriculación. Luego la propia complejidad de la vida social, los planes de urbanismo, los sistemas fiscales, el Catastro que es tan importante para Hacienda fueron haciendo caer en la cuenta que era importante que todos los bienes inmuebles de España figurasen en el Registro. Y así se nos pidió que lo hiciéramos. Cuando antes se nos pedía que no los inscribiésemos, luego otra legislación nos pidió que lo hiciéramos. No solo a nosotros, sino también a todos los bienes de carácter histórico que estaban en manos de las administraciones. Y se arbitró un procedimiento especial, de urgencia, que estaba tasado en el tiempo, para que pudiesen inmatricularse esos bienes. Dieron dos años para, si alguien tenía algo que decir respecto de ese bien, pudiera reclamarlo. Nosotros lo hemos hecho, hemos inmatriculados estos bienes, han pasado los dos años"

Monseñor Argüello opina que se ha establecido un falso problema sobre todo mirando a determinados bienes y que el detonante fue el asunto de la Catedral Mezquita de Córdoba. "Como creemos que hemos hecho las inmatriculaciones siguiendo los cauces legales, en todo caso, si desde la Dirección General de Registros y del Notariado a instancias del Gobierno se quieren hacer públicas las listas de bienes inmatriculados, podrá verse lo que ha ocurrido. Y, como siempre ha dicho la Iglesia, si en algún caso un bien se ha inmatriculado sin deber hacerlo o saltándose los procedimientos establecidos, aunque es verdad que en muchos casos habrán pasado ya esos dos años, estamos dispuestos a estudiarlo. Lo que no me parece oportuno es hacer una causa general de todo un sistema que no ha diseñado la Iglesia, sino que ha diseñado la propia administración pública. La inmatriculación, por otro lado, no es un modo de adquirir la propiedad, sino de hacer público en favor de terceros la propiedad, pero la propiedad se adquiere de otra manera. Es muy injusto decir que los obispos han hecho suya la catedral de Valladolid porque han pagado la tasa de inmatriculación de unas decenas de euros. Por unas decenas de euros de tasa de inmatriculación no se adquiere la propiedad, sino que se inmatricula un bien que ya es de quien lo inmatricula para que exista una fe pública en el Registro de la Propiedad con la repercusiones fiscales que luego tiene en el Catastro que realiza el Ministerio de Hacienda", concluye.