domingo 05.04.2020
NUEVA ERA EN LA IGLESIA ESPAÑOLA

El cardenal Osoro, clave en las relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez

Los cardenales Juan José Omella (izquierda) y Carlos Osoro gobiernan la Iglesia española
Los cardenales Juan José Omella (izquierda) y Carlos Osoro gobiernan la Iglesia española

El cardenal arzobispo de Madrid y nuevo vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Carlos Osoro, gobernará la Iglesia española desde Madrid en estrecha colaboración con su presidente, Juan José Omella, el cardenal arzobispo de Barcelona. La figura del cardenal Osoro se ha visto reforzada con esta elección, con la que los obispos se han decantado por dos hombres del Papa Francisco para pilotar el futuro de la Iglesia española.

Monseñor Osoro retoma la vicepresidencia, en la que ya estuvo entre los años 2014 y 2017,  lo que se interpreta como un apoyo unánime de la Conferencia Episcopal a la línea marcada desde Roma y un cambio de era en la Iglesia española. 

El cardenal de Madrid es un prelado de estirpe bergogliana, que pretende acercar la Iglesia a la calle y plasmar aquí el magisterio que emana del Vaticano.

El nombre de Carlos Osoro (Castañeda, Cantabria, 1945) sonó en 2017 como un posible mediador entre el gobierno de Mariano Rajoy y el de la Generalitat de Cataluña. Ahora afronta la enorme responsabilidad de dirigir, junto al presidente Omella, las negociaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez. Osoro comparte con el cardenal Omella no solo el carácter empático y afable, sino también el espíritu de diálogo con el Ejecutivo. La inteligencia para las relaciones humanas, políticas y sociales de monseñor Osoro serán fundamentales para el futuro de la Iglesia española y en las relaciones con el Gobierno.

Carlos Osoro estudió Magisterio en la Escuela Normal de Santander y en octubre de 1965 ingresó en el seminario para las vocaciones tardías en el «Colegio Mayor El Salvador» de Salamanca. En esta ciudad realizó estudios eclesiásticos y el 29 de julio de 1973 fue ordenado sacerdote en la parroquia de la Bien Aparecida de Santander.

Su primer destino pastoral fue a la parroquia de la Asunción de Torrelavega (Cantabria).

Fue profesor de instituto y de la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de la Universidad de Cantabria, y en 1976 nombrado secretario general de Pastoral de la Diócesis, delegado de Apostolado Seglar, delegado Episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y vicario General de Pastoral.

El 27 de diciembre de 1996 Juan Pablo II le nombró obispo de la diócesis de Ourense, en sustitución de José Diéguez Reboredo, sede en la que permaneció hasta que el 7 de enero de 2002 fue nombrado arzobispo de la archidiócesis de Oviedo.

En 2006 asumió el cargo de administrador apostólico de Santander al quedar vacante la sede, tras el traslado a Huelva del titular, José Vilaplana. Osoro desempeñó ese puesto hasta 2007.

Tras siete años al frente de esa sede, el 8 de enero de 2009 fue nombrado, por Benedicto XVI, arzobispo de Valencia en sustitución de Agustín García-Gasco, quien presentó la renuncia por razones de edad.

Poco después, el 29 de junio de 2009, el papa le impuso el Palio, como símbolo de comunión con el obispo de Roma.

En 2014 el papa Francisco le nombró obispo metropolitano de Madrid, tras aceptar la renuncia de Antonio María Rouco Varela al superar los 75 años, preceptivos en el Derecho Canónico.

Formó parte del XIV sínodo de los obispos para la Familia, en octubre de 2015 y un año después, el 19 de noviembre de 2016, fue creado cardenal, título del que tomó posesión de la iglesia romana de Santa María el 25 de febrero de 2017.