sábado. 24.09.2022
LA CONFERENCIA EPISCOPAL REIVINDICA EL ESPÍRITU DE LA TRANSICIÓN

Los obispos salen en defensa de la libertad religiosa

El presidente de la CCE, monseñor Blázquez, recuerda a los poderes civiles que deben respetar el derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos
b122c5379c887386cb736133e456e98ba0eda678w
El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez (c-i) y el cardenal y arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (c-d) inauguran la asamblea plenaria de los obispos que se celebra en Madrid. (EFE/Víctor Lerena)

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Ricardo Blázquez, inauguró esta mañana la Asamblea Plenaria de los obispos españoles en Madrid, con un largo discurso de 17 páginas centrado en la libertad religiosa y el diálogo interreligioso, abundando en el bien de todos que supone la libertad religiosa, a la vez que se ha referido a la Declaración sobre la Fratenidad Humana por la paz mundial y la convivencia común, el documento firmado por el papa Francisco y el gran imán de Al-Azhar, en Abu Dhai el 4 de febrero de 2019.

El cardenal Blázquez también ha recordado la celebración del Congreso de Laicos, el próximo mes de febrero, que forma parte del Plan de la Conferencia Episcopal, y se ha referido al espíritu de la Transición, apuntando como «la concordia de todos dentro de las legítimas diversidades es un bien inestimable», a la vez que indicaba con anterioridad que «el éxito de la Transición con el fruto de la Constitución fue motivo de serenidad que no puede ser cuestionado rompiendo el acuerdo con el que fue aprobado. En esta cuestión el todo es cualitativamente distinto de la suma de las partes.»

El arzobispo de Valladolid recordó que la declaración conciliar Dignitatis humanae "clarifica la responsabilidad (derecho y obligación) de los padres en la educación de sus hijos" y afirmó que el poder civil debe respetar este derecho y los educadores deben cumplirlo con dedicación y calidad.

“La educación es la prolongación de la vida", dijo el purpurado, resaltando que "nunca seremos auténticamente libres si la libertad no se educa; somos como un campo que no produce buen fruto si no se cultiva”.

"La humanidad no puede ser familia de hermanos bien avenidos sin el respeto y la promoción de la libertad religiosa", insistió el cardenal, argumentando que "la libertad religiosa no equivale a la tolerancia o a la evitación de persecuciones o exclusiones. Tiene una perspectiva negativa –no forzar a nadie– y positiva –respetar y convivir– con los demás”.

Monseñor Blázquez terminó su discurso con una férrea defensa de la Constitución Española, reivindicando también el  espíritu de la Transición.

"En los últimos días personas con responsabilidades políticas han emitido opiniones sobre nuestra situación; unas claras que tranquilizan, otras bastantes oscuras que dejan perplejidad y otras de carácter reivindicativo que crean sobresaltos", afirmó el prelado, explicando como estas manifestaciones que se han ido sucediendo "rozan con frecuencia aspectos fundamentales de la Constitución aprobada el año 1978, la inquietud afecta más hondamente a nuestra convivencia".

"Los españoles hicimos una Transición de un régimen a otro y de una norma fundamental a otra, en un horizonte de futuro que se divisaba lleno de incertidumbres. Con la aspiración al encuentro o al reencuentro de todos, después de muchos años de separaciones interiores y exteriores; mediante la purificación de la memoria y la búsqueda con grandes dosis de generosidad y confianza mutua se llegó a un consenso donde pudiéramos convivir todos en libertad y respeto, a través del diálogo. En este ambiente fue elaborado el texto de la Constitución, escuchando a todos y sin excluir a nadie", recordó monseñor Blázquez, advirtiendo que "sería preocupante desconocer y minusvalorar este hito fundamental de nuestra historia contemporánea".

"La concordia de todos dentro de las legítimas diversidades es un bien inestimable. Que la tentación del caos no prevalezca nunca sobre la unidad asegurada por la Constitución", apeló por último el presidente de la Conferencia Episcopal..  

El encuentro de los obispos españoles, que se prolongará hasta el viernes 22, analizará el borrador del texto sobre la protección de menores y de las personas vulnerables. También se estudiará el nuevo organigrama de la Conferencia Episcopal y la modificación de sus nuevos Estatutos, así como el borrador de Protocolo para la protección de los bienes eclesiásticos.

Los obispos felicitarán a Sánchez cuando forme Gobierno

La Conferencia Episcopal Española (CEE) no ha felicitado aún a Pedro Sánchez por su victoria electoral del pasado 10-N y no lo hará hasta que consiga formar Gobierno.

Así lo ha avanzado hoy el secretario general de la CEE, Luis Argüello, en declaraciones a los periodistas tras la inauguración de la Asamblea Plenaria de los obispos.

"Estamos en un periodo de casi cuatro elecciones seguidas. Creo que la felicitación tiene sentido cuando se haya logrado ya conseguir un Gobierno", ha afirmado Argüello, que ha calificado la situación política actual de "muy excepcional", debido a la repetición de las elecciones.

Por ello, ha aseverado que en un tiempo de repetición, "el verdadero momento de decir que estamos para felicitarnos es cuando la repetición haya encontrado sus objetivos".

Preguntado por si la Iglesia está preocupada por un posible acuerdo de Gobierno entre el PSOE y Unidas-Podemos, el portavoz de la CEE ha subrayado que juzgará al Ejecutivo por sus hechos.

"Lo que nosotros pedimos es respeto al marco general, pero después los españoles han votado, los partidos políticos están llamados a llegar a acuerdos y, si hay acuerdos que consigan una propuesta mayoritaria de sacar un Gobierno adelante, pues juzgaremos todos a ese Gobierno por los hechos", ha asegurado.

La CEE ha pedido que, ya que se trata de "conjugar a muchos partidos políticos para lograr conformar un Gobierno", se ponga el acento en el respeto a la Constitución "que en definitiva supone un respeto a la libertad, la libertad religiosa, la libertad de conciencia y al bien común".