lunes 01.06.2020
CRISIS Y MANIPULACIÓN

Pablo Iglesias aprovecha el momento para arremeter contra los obispos

El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i) y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa de este jueves en el Palacio de la Moncloa (EFE/JM Cuadrado/Pool Moncloa )
El ministro de Sanidad, Salvador Illa (i) y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa de este jueves en el Palacio de la Moncloa (EFE/JM Cuadrado/Pool Moncloa )

El secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Argüello, defendió el lunes, en rueda de prensa, que "es urgente y necesario en este momento una renta básica para esas personas que han perdido su empleo u otras personas que ya se encontraban en situación de verdadera necesidad, cuya subsistencia tenía que ver con actividades de salir a la calle que ahora no se pueden hacer".

No obstante, precisó a continuación, "otra cuestión es ver si esta renta básica o salario universal debe ser de manera permanente". Monseñor Argüello aclaró "es muy importante que las personas puedan ejercer sus capacidades con un puesto de trabajo". Por tanto, "la necesidad perentoria de una renta básica en este momento no debería ser una coartada para una especie de subsidio permanente que retire del horizonte de las personas todo lo que el trabajo representa", reflexionó monseñor Argüello. 

Esta mañana, el vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, defendió en rueda de prensa la renta vital permanente diciendo que “estamos hablando de un ingreso mínimo vital, que no va a paraísos fiscales”, para luego arremeter contra la Conferencia Episcopal cuando fue preguntado sobre las declaraciones del portavoz de los obispos.  “¿Qué pienso respecto a lo que dicen los obispos de esto? Yo me quedo con lo que dice el Papa Francisco, que ha demostrado nuevamente una enorme sensibilidad social, al plantear la necesidad de que todo el mundo tenga un ingreso mínimo vital, y hasta nueva orden, el Papa es el jefe de la Iglesia católica”, respondió el vicepresidente. 

Preguntado sobre si el Gobierno se ha planteado algunas ayudas a la Iglesia católica, para compensar las pérdidas derivadas del cierre de templos -y la imposibilidad de hacer donativos en el cepillo de las iglesias-, la respuesta de Iglesias fue rotunda. “Respecto a si el Gobierno se ha planteado ayudas diferentes a lo que ya existe con respecto a la Iglesia católica, la respuesta es no”.