sábado 10/4/21

El Papa recorta un 10% los sueldos en el Vaticano

vaitcano

El Papa ha reducido el sueldo de los cardenales de la Curia Romana un 10% y el de una gran parte de sus empleados en un 8% y en un 3% para revertir la situación de déficit «que, desde hace varios años, caracteriza la gestión económica de la Santa Sede» y ante «el empeoramiento de esta situación tras la emergencia sanitaria provocada por la propagación del Covid-19».

Así lo ha dispuesto el Papa en una Carta apostólica publicada en forma de 'Motu Proprio del Sumo Pontífice' en relación con la contención de los gastos de personal de la Santa Sede, de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y de otros entes relacionados.

El papa Francisco explica que, “a raíz de la emergencia sanitaria provocada por la propagación del COVID-19, que afectó negativamente a todas las fuentes de ingresos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano”, ha tomado la decisión de reducir los sueldos para, sobre todo, garantizar todos los puestos de trabajo.

Por ello, a partir del 1 de abril, la remuneración de los cardenales que trabajan en la Santa Sede se reduce en un 10% con respecto al último salario pagado, mientras que la rebaja es del 8% en el caso de aquellos que tienen el cargo de superiores y del 3% a eclesiásticos y religiosos.

También en el período comprendido entre el 1 de abril de 2021 y el 31 de marzo de 2023 se suspende el devengo de los incrementos de antigüedad de dos años, excepto para los empleados laicos desde el primer al tercer nivel del escalafón, es decir, los sueldos más bajos.

 

Estas disposiciones además de a todos los trabajadores de la Curia, del Governatorato (el Gobierno de la Ciudad del Vaticano) y de otros entes relacionados, se aplican también al Vicariato de Roma, a las Basílicas papales de San Pedro en el Vaticano, de San Juan de Letrán y de Santa María la Mayor, así como a la Fábrica de San Pedro y a la basílica de San Pablo de Extramuros.

El reciente presupuesto de la Santa Sede aprobado para 2021 será el más restrictivo de la historia reciente de la Santa Sede y, a pesar de ello, se esperan cerca de 50 millones de deuda.

 

 

 

Comentarios