domingo 13/6/21
Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas

“¿Para quién soy yo?”

El próximo 25 de abril se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas, este año bajo el lema, «¿Para quién soy yo?».

JORNADA DE LA VOCACIÓN 25 DE ABRIL

A través de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Obras Misionales Pontificias Pontificias (OMP) y la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS), se han preparado unos materiales publicados en la editorial EDICE. Se trata de una Catequesis con niños, jóvenes y adultos, las pautas para la celebración de una Vigilia de oración, además de la iniciativa Semana de oración vocacional, con el objetivo de acompañar a los niños y jóvenes a profundizar en la experiencia vocacional, centrando cada día en un elemento de dicha experiencia.


«Estamos viviendo tiempos complicados. Para algunos han sido muy difíciles. Esta pandemia nos ha despertado la conciencia de ser comunidad, como tan bien lo expresa el papa Francisco: «una comunidad que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos. Recordamos que nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos». Hemos vuelto a valorar el tiempo compartido, la vida, las personas que tenemos cerca, nos volvemos a hacer preguntas sobre nuestra propia existencia. Lo que está ocurriendo nos interpela, está bien que lo haga, es momento de hacerlo, por eso nos reunimos en este tiempo de Dios, para hacernos una pregunta que toca las raíces de nuestro ser: «¿Para quién soy yo?».


Esta pregunta nunca fue más apropiada, más directa. Nos podemos pasar la vida preguntándonos ¿quién soy yo? y no encontrar la respuesta. Pero también podemos hacer la pregunta desde otra perspectiva: ¿para quién soy yo? Se convierte así en el horizonte donde discernir la propia vocación».

Semana de la oración
El objetivo de esta semana es acompañar a los niños y jóvenes a profundizar en la experiencia vocacional, centrando cada día en un elemento de dicha experiencia. Utilizamos como hilo conductor el cartel y el tema musical de la Jornada. La idea es ir relacionándola con diferentes textos bíblicos que apoyen además las siguientes ideas- fuerza del himno:  La necesidad de discernir para no ser “marionetas”;  Vivir desde Dios, practicando el bien; Frecuentar el silencio de la oración; Hacerse preguntas vocacionales, especialmente el «¿Para quién es mi vida?», invitación del papa en Christus vivit;  La vocación como llamada del Amigo;  El dejarse acompañar en el camino vocacional y la corresponsabilidad de la comunidad cristiana. 
Cada día comienza con un momento de quietud y silencio. Cada oración se compone de una pequeña lectura de la Palabra, un fragmento del tema musical, unas preguntas para la reflexión, una oración final y una misión concreta para cada jornada. Se puede introducir, tras la reflexión, la oración comunitaria del padrenuestro o del avemaría. 
 

Comentarios