lunes 01.06.2020
"VERDADEROS HÉROES"

La Fundación Economía y Salud elogia la labor de las residencias de mayores

Bomberos forestales de GEACAM Castilla-La Mancha, realizan labores de  desinfección en la Residencia Santa Teresa Jornet en Guadalajara para frenar el avance del coronavirus (EFE/ Nacho Izquierdo)
Bomberos forestales de GEACAM Castilla-La Mancha, realizan labores de desinfección en la Residencia Santa Teresa Jornet en Guadalajara para frenar el avance del coronavirus (EFE/ Nacho Izquierdo)
El presidente de la Fundación Economía y Salud, Alberto Giménez Artés, ha elogiado la labor que están realizando los trabajadores de las residencias de mayores durante la pandemia de coronavirus, que considera que en su inmensa mayoría han actuado como "verdaderos héroes". 

Giménez Artés, presidente a la vez del Grupo Casaverde que cuenta con varios hospitales y centros de mayores, ha defendido este trabajo en un artículo en la página web de la fundación. 

Se trata de una institución que tiene como objetivo impulsar el conocimiento del sector sanitario y sociosanitario como un factor estratégico en el fomento de la actividad económica. 

En su artículo, el presidente recuerda que hay 5.400 residencias de mayores en España que atienden a más de 350.000 personas y en las que trabajan 250.000 empleados. 

Tras destacar el papel clave que juegan en la sociedad, subraya que las residencias no son ni un hospital ni un centro sanitario, su trabajo es cuidar y no curar, y ante cualquier enfermedad grave su obligación es el traslado urgente a unas instalación hospitalaria. 

Ante la pandemia de coronavirus y con los hospitales desbordados señala que las residencias han estado pidiendo equipos de protección y tests que no llegaban y que ahora aún reciben "con cuentagotas", y que el personal se ha estado jugando la vida. 

Giménez Artés explica que ante la grave situación desde que se declaró la pandemia, cada residencia ha tenido que ir tomando medidas por su cuenta "con mayor o menor acierto" debido a la escasa ayuda de las autoridades y con gran parte de sus plantillas de baja. 

A su juicio, a la espera de que se puedan estudiar con profundidad los errores y negligencias, "salvo casos aislados y mentes tortuosas dispuestas a difamar y agitar las aguas con cualquier pretexto", la inmensa mayoría de las residencias de mayores merecerán un gran reconocimiento a su trabajo. 

"Unos verdaderos héroes que, sin material ni condiciones adecuadas, han trabajado duro por salvar de contagios a más de 350.000 personas que viven unas al lado de otras", recalca.