lunes 27/9/21
El Caso Osoro – Belda XX

La “reunión pastoral” de San Jorge

Los feligreses de san Jorge y su obispo, el cardenal Osoro, se han reunido para tratar los problemas de la parroquia madrileña. El resultado de tan interesante cónclave ha sido, según cuenta "Religión Confidencial" por supuesta boca del director de comunicación del arzobispado “una carta de los denunciantes dirigida  al Juzgado 28 en la que piden que Osoro sea llamado a declarar como testigo”; según los mismos denunciantes esto no parece exactamente así, pues solicitan exactamente lo siguiente “esta parte no se opone a que se cite a declarar en la causa a Don Carlos Osoro Sierra, presidente nato de todas las fundaciones personadas en la causa por razón de su cargo de Arzobispo de Madrid, el cual tendrá que declarar a fin de esclarecer los hechos en los que intervino y el alcance de su responsabilidad para determinar su participación en los hechos que se investigan en la causa. Entiende esta parte que su llamada al proceso debe ser en calidad de investigado o de testigo, como estime Su Señoría, pero en cualquier caso una vez se escuche al resto de llamados declarar”.  ¿Qué sentido tenía ahora esa reunión con los denunciantes, Cardenal? ¿Qué cambien de opinión?

50582839138_2c20e5ffb5_o

El Juzgado no le ha llamado a declarar, aunque nadie se opone salvo usted a comparecer. Como purpurado de la Iglesia Católica, pero también un ciudadano con sus derechos y obligaciones, ¿qué intenta hacer, cargar a sus colaboradores el mochuelo de los delirios de los feligreses? ¿Tan difícil es que diga la verdad Cardenal? ¿Las reuniones pastorales de ahora son para apañar voluntades? La parroquia no es suya, ni de la Iglesia, ni del párroco que se aloja en un chalet y parece que regenta un parking ilegal, es la cesión de la capilla de una residencia de ancianos, propiedad de una Fundación civil,  con orden de clausura por el Ayuntamiento de Madrid, porque no reúne condiciones de habitabilidad y seguridad para los mayores, y se reúnen para apañar la no comparecencia de Osoro después de que este pida un absurdo perdón por haber ejercido sus funciones como presidente de la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio. Jesús dijo, en Mateo 18 “porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”, nos da una pena terrible que estos señores sean Iglesia. 

Además, Osoro asistió a la reunión de San Jorge acompañado de sus dos acólitos, el obispo Cobo, que sigue obediente e impertérrito, hundido en la mediocridad del testigo mudo, él, que todo lo sabe, y es un obispo no un lacayo; y el defenestrado Belda, que sigue al lado del Cardenal por más que todas sus titulaciones estén en entredicho y haya sido expulsado de la Universidad Católica de Murcia y  borradas todas sus huellas también en la Lateranense de Roma. Todo este penoso lío lo han montado unos feligreses irresponsables, un cura que piensa solo en sí mismo y un miedoso Cardenal, incapaz de asumir sus responsabilidades como presidente de una Fundación civil, y entre todos quieren como chivo expiatorio a los leales colaboradores del presidente de la Fundación, como reza el verso 20 del Poema del Mío Cid “Dios, que buen vasallo si tuviese buen señor”.  

 

Irá a declarar
Porque al mismo tiempo que Osoro les comunica “que no tiene inconveniente en ir a ir a declarar como testigo” su voluntad es otra mucho más torticera, pues hace días que sus abogados presentaron un recurso al Juzgado 28 para no ir a declarar de ninguna manera. Las verdades a medias cuando no directamente las mentiras están instaladas en el alma de todo este grupo que se junta en “reunión pastoral” para escuchar el arrepentimiento y las súplicas del que fue responsable de sus propias y acertadas decisiones y ahora vaga como una veleta según el viento sopla.
Dice en su escrito el abogado del principal querellado, Cardenal Osoro.
 

PRIMERA.-Se pretende en el recurso extender la posible responsabilidad delictiva a terceras personas, en este caso a D. Carlos Osoro, no como argumento de descargo sino con una patente finalidad de presionarle y de realizar una defensa por elevación. Si no se ha cometido delito, no es necesario traer al Cardenal que te ha nombrado Delegado Episcopal de Fundaciones para explicar y garantizar que tu actuación ha sido conforme a Derecho.

El asunto tiene “bemoles”. Se han querellado, injustamente, contra ti y tu equipo, - contaremos la historia completa en los próximos días – tú eres el presidente de la Fundación y tienes un Delegado de Fundaciones, pues declara y haz constar la verdad, que no se ha cometido delito, pero si crees que se ha cometido delito por abuso de confianza declara también para que se esclarezca, todo menos quitarte de en medio, eso no es el comportamiento de un ciudadano responsable y menos de un príncipe de la Iglesia, ya que tú no te atreves a decir en público que no hay delito di en sede judicial que lo hay, si tienes lo que hay que tener.

Pero lo que “no puede ser, no puede ser, y además es imposible”, el intento de dar pena a los feligreses en la “reunión pastoral” no es conveniente Cardenal, no son unos “cualquiera,” son gente poderosa que vive sus privilegios como condición sine que non, los viejecitos de la residencia son invisibles a sus ojos, y el destino de la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio les “importa un pito”. En conciliábulo con su párroco solo quieren seguir con su parroquia apropiándose de algo que no es suyo. Basta de cinismos y de arreglos, que desfilen todos ante el tribunal, una buena patochada merece que todos los actores desfilen por el juzgado, sobre todo los principales, los feligreses y el Cardenal    

Y se sentará en el banquillo

No olviden los lectores que el Cardenal Osoro no solo está querellado, injustamente, por sus feligreses de San Jorge, está demandado en la demanda interpuesta por don Antonio Naranjo gerente y coordinador de Fundaciones, EN MATERIA DE EXTINCIÓN DEL CONTRATO POR INCUMPLIMIENTOS GRAVES Y CULPABLES DEL EMPRESARIO Y VULNERACIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES, EN VIRTUD DE LO REGULADO EN EL ARTÍCULO 50.1 LETRAS A Y C DEL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES, ASÍ COMO RECLAMACIÓN DE CANTIDAD E INDEMNIZACIÓN ADICIONAL DE DAÑOS Y PERJUICIOS POR VULNERACIÓN DE DERECHOS FUNDAMENTALES, acumulada al procedimiento de extinción al amparo de lo dispuesto en el artículo 26 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la Jurisdicción Social, contra:

  • FUNDACIÓN SANTÍSIMA VIRGEN Y SAN CELEDONIO, con CIF G-78033974 y domicilio en la c/ Condes del Val 11 (28036 Madrid).
  • D. CARLOS OSORO SIERRA, actual Presidente del Patronato de la FUNDACIÓN SANTÍSIMA VIRGEN Y SAN CELEDONIO, con domicilio a efectos de notificaciones en Calle Bailén, 8 de Madrid.

Por eso declarará como investigado próximamente, según leemos textualmente “CUARTO. – Al objeto de concretar al máximo la SITUACIÓN DE ACOSO, EN SU VERTIENTE DE ACOSO MORAL, VACIO DEL PUESTO DE TRABAJO, suponiendo INCUMPLIMIENTOS EMPRESARIALES GRAVES y CULPABLES, justifican la pretensión en la presente”

Irá a declarar y varias veces, Cardenal, vivimos en un estado de derecho, pregúnteselo al sacerdote y empresario Belda, cómo se atreve a mantener a su lado a alguien que ha sido expulsado drástica y públicamente de sus puestos en la Universidad Católica de Murcia por falsedad en sus titulaciones? y tú, Belda, no te confíes, te entregará “a los pies de los caballos”.    

 

Comentarios