domingo 05.04.2020
FANATISMO

Alemania promete luchar contra el racismo tras la matanza de Hanau

Varios cientos de personas se concentrans frente a la Puerta de Brandeburgo en una vigilia por el ataque terrorista de la noche del miércoles en Hanau, en el que un ultraderechista asesinó a diez personas (EFE/ Hayoung Jeon)
Varios cientos de personas se concentrans frente a la Puerta de Brandeburgo en una vigilia por el ataque terrorista de la noche del miércoles en Hanau, en el que un ultraderechista asesinó a diez personas (EFE/ Hayoung Jeon)
El Gobierno alemán garantizó hoy que luchará contra el racismo y la xenofobia un día después de que un ciudadano alemán asesinara a nueve personas, todos de origen extranjero, matara a su propia madre y finalmente se suicidara en una ciudad cercana a Fráncfort.

Desde Berlín ha viajado a la ciudad donde ocurrieron los hechos, Hanau, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien participa esta tarde en un acto en recuerdo de las víctimas. Se han sumado a los ministros del Interior, Horst Seehofer, y de Justicia, Chistine Lambrecht.

Seehofer expresó sus condolencias a la población y repitió palabras de la canciller, Angela Merkel, según las cuales "el racismo es veneno".

"Es todavía muy pronto pero todo apunta a una motivación racista. El racismo es veneno, perturba los espíritus y lleva a que aflore el mal", dijo Seehofer.

El asesino, un alemán de 43 años llamado Tobias Rathjen, dejó un manifiesto con pensamientos claramente xenófobos y racistas.

El ministro ha anunciado una reunión con los responsables de Interior de todos los gobiernos regionales de los estados federados para analizar lo ocurrido.

Los hechos ocurrieron la pasada noche cuando Rathjen abrió fuego en un bar del centro de Hanau en el que se fuma el narguile. Ahí mató a cuatro personas, dos dentro del bar y otras dos delante del establecimiento.

Posteriormente se dirigió en coche a Kesselstadt, un barrio de Hanau con importante población de origen extranjero, siguió disparando y mató a cinco personas más. El arma la había comprado legalmente en internet.

Finalmente se dirigió a su casa, disparó a su madre, con la que vivía, y se suicidó.

La ministra de Justicia declaró en su visita a Hanau que "todo apunta a un acto terrorista de la extrema derecha" y añadió que se investigará si el autor de los hechos tenía gente que lo apoyase.

Lambrecht recordó también que en los últimos meses ha habido varios actos violentos atribuibles a la ultraderecha en el país.

Pero muchos ciudadanos de Alemania no tienen la sensación en estos momentos de que el Gobierno hace lo suficiente para luchar contra el fascismo y la extrema derecha, como quedó patente en los gritos que se oyeron durante la visita a Hanau del ministro del Interior, Horst Seehofer, y la ministra de Justicia, Chistine Lambrecht.

Ésa es también la crítica de la Comunidad kurda en Alemania porque varias de las víctimas mortales y uno de los heridos eran de origen kurdo.

El vicepresidente de la Comunidad Kurda de Alemania, Mehmet Tanriverdi, dijo a Efe que le "parece bien que el Estado se presente hoy aquí al más alto nivel y anuncie determinación, es un problema social, que tiene que ver con el radicalismo de derechas".

"El Gobierno alemán tiene un programa de proyectos por la democracia, pero sólo con eso no se puede luchar contra la radicalización de derechas", según Tanriverdi.

Por ello sería necesario, en su opinión, endurecer las condenas y cambiar la forma en la que se trata actualmente al partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), que debería ser observado por los servicios secretos alemanes del interior.

Karin Marinello, nacida en 1951 y miembro de la dirección del Partido Marxista y Leninista de Alemania, dijo a Efe que "debemos luchar juntos contra el fascismo" y también que "el Gobierno no hace suficiente y evita la unión de todos contra el fascismo".

"Debe crearse un frente antifascista en Alemania en contra de esta tendencia, en el que todos deben estar juntos, cristianos, socialdemócratas y comunistas", añadió Marinello, que es ciudadana de Fráncfort y acudió hoy a Hanau a mostrar su solidaridad y determinación contra el fascismo.

El suceso ha conmocionado a la población de Hanau, una localidad a unos 20 kilómetros de distancia de Fráncfort, en la que viven algo más de 93.000 habitantes y que en el pasado albergaba una base estadounidense en la que estaban estacionados hasta 30.000 soldados.

Lambrecht y Seehofer estuvieron acompañados por el primer ministro del Estado federado de Hesse, Volker Bouffier, y por el alcalde de Hanau, Claus Kaminsky.

Kaminsky dijo que "no hay dudas de que las últimas horas -desde las 22.00 horas de ayer- son las más tristes que ha vivido esta ciudad en tiempos de paz".

"En nuestra sociedad no hay espacio para el racismo", añadió el alcalde de Hanau.

EFE