jueves 26/11/20
RACISMO EN ESTADOS UNIDOS

La Iglesia ante la brutalidad policial: "Si quieres la paz trabaja por la justicia"

Los presidentes de los obispos de tres comités de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos han escrito a los legisladores federales de los Estados Unidos, instándoles a que consideren propuestas destinadas a mejorar la formación de los agentes de policía y la rendición de cuentas de la policía.

La carta llega tras el actual reexamen del "mal del racismo, tanto histórico como actual, y sus devastadores efectos en los individuos y la sociedad" ocasionado por el "terrible e injusto asesinato de George Floyd, Rayshard Brooks y tantos otros".

El arzobispo Paul Coakley, presidente del Comité de Justicia Interna y Desarrollo Humano; el obispo Mario Dorsonville, presidente del Comité de Migración; y el obispo Shelton J. Fabre, presidente del Comité Especial contra el Racismo, reconocen que "los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley prestan un gran y necesario servicio" a la sociedad, pero dicen que "es evidente que ha habido demasiados fracasos en el servicio a todos, con consecuencias trágicas".

Destacan que "el racismo sigue siendo un problema en el sistema de justicia penal", señalando las pruebas de que las personas de color "a menudo son tratadas más duramente que otros ciudadanos en sus encuentros con el sistema de justicia penal".

Los obispos citan al Papa Francisco al instar a un "estilo de misericordia" en la policía, que implica "entender las necesidades y motivaciones" de las personas con las que la policía se encuentra y aplicar la misericordia en las situaciones con las que la policía se encuentra cada día.

En su carta, los obispos señalan que "el propósito de la ley y la aplicación de la ley es la promoción de la justicia". Citando el axioma de Pablo VI "Si quieres la paz, trabaja por la justicia", - parafraseado, quizás inconscientemente, por los manifestantes como "Sin justicia, no hay paz" - los obispos sostienen, "Esta es la única solución a los desafíos de este momento".

Los obispos piden a los senadores y representantes en el Congreso de los EE.UU. que consideren varias propuestas de reforma policial que se están discutiendo actualmente en la legislatura, las cuales, según ellos, "parecen ser pasos en la dirección correcta". Además de medidas concretas como el fin de los perfiles raciales y el uso de cámaras corporales por parte de la policía, los obispos también alientan "una mayor responsabilidad y un medio de reparación con respecto a quienes ejercen la autoridad pública".

Es evidente, dicen los obispos, "que se necesita un compromiso a largo plazo para evitar nuevas tragedias, especialmente una mayor responsabilidad en los malos usos de la fuerza, así como un mayor énfasis en la promoción del bien común de todos".

Los obispos concluyen su carta con una oración "para que seamos pacificadores trabajando por la justicia en este asunto y en los muchos otros que marcan la injusticia racial en nuestro sistema de justicia penal y en nuestro país".

La Iglesia ante la brutalidad policial: "Si quieres la paz trabaja por la justicia"