sábado 04.07.2020
EMERGENCIA EN LAS ESCUELAS CATÓLICAS

El Papa dona 400 becas de estudio para escolares sin recursos en el Líbano

El Estado libanés ha dejado de subvencionar las escuelas católicas y el 80 por ciento podrían cerrar el próximo curso (EFE/ EPA/WAEL HAMZEH)
El Estado libanés ha dejado de subvencionar las escuelas católicas y el 80 por ciento podrían cerrar el próximo curso (EFE/ EPA/WAEL HAMZEH)

Las 400 becas de estudio (200.000 dólares) que el Papa Francisco ofreció al Líbano son una gota en el mar. Lo afirman muchas personalidades del mundo académico. Y precisan que este “signo tangible de proximidad” será distribuido preferentemente a los niños pobres, que frecuentan las escuelas primarias “semi-gratuitas”, o sea subvencionadas por el Estado y dirigidas por la Iglesia católica.

El gesto del Papa Francisco sirvió para alentar a otros benefactores a apoyar a las escuelas católicas. El 80% de ellas arriesgan no abrir sus puertas el próximo año escolar. Los problemas son 2: un aumento de los salarios insostenible y la caída de las subvenciones de parte del Estado. La distribución de las becas de estudio es gestionada por la nunciatura en Líbano.Se trata de escuelas particulares que en los últimos 3 años no recibieron ninguna subvención del Estado. En teoría, estas escuelas deberían recibir una subvención media anual de 800 mil liras libanesas, cerca del 50% del costo de la escolaridad del niño; la otra mitad es asegurada por los padres. En el territorio nacional existen en total 640 escuelas de este tipo; sus estudiantes provienen de la ciudad y del campo con recursos limitados.

Hay que decir que en continuidad con el don llegado de la Santa Sede y detrás de este ejemplo, la nunciatura apostólica en Líbano su voluntad de contribuir a la iniciativa del Papa, confirmando el efecto de arrastre que el Pontífice intentaba provocar con su gesto.

En los ambientes académicos fue declarado un estado de urgencia, especialmente después de la reciente declaración del secretario de las escuelas católicas, el padre Boutros Azar. Hace días, Azar anunció que la mayor parte de las escuelas dirigidas por las congregaciones católicas en Líbano. o sea no menos del 80% de ellas, se dirige en modo ineludible hacia el cierre, a causa de las dificultades económicos y d la negligencia del Estado.

“A causa de esto- dijo el padre Azar- estas escuelas no abrirán sus puertas en el próximo año (2020-2021)”. Privadas de estas subvenciones estatales, puestas delante de enormes pesos financieros a causa de los aumentos salariales en las funciones públicas- que por ley vienen aplicadas también a los docentes de las escuelas privadas- estas escuelas están al borde del abismo.

Para la distribución de las becas de estudio se establecieron normas, de las cuales es responsable la nunciatura, se tuvieron contactos también con las congregaciones religiosas, que dirigen escuelas primarias subvencionadas por el Estado. Una buena fuente asegura que los criterios para la distribución de las becas son: 1) Cada solicitud de beca debe ser dirigida a la nunciatura; 2) no hay ninguna discriminación en el plano religiosos o étnico; 3) las becas serán distribuidas en modo igual a las niñas como a los varones.