sábado. 24.09.2022
EN DEFENSA DE FRANCISCO

El Nobel Pérez Esquivel señala a Trump y a Salvini como grandes enemigos del Papa

Trump y Francisco
Francisco recibió a Donald Trump en el Vaticano durante la primera gira europea del presidente norteamericano a Europa en 2017

El premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, afirmó que el papa Francisco tiene "muchos enemigos" en el mundo, tanto dentro como fuera de la Iglesia, y, entre ellos, mencionó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y al ex viceprimer ministro y ex ministro de Interior italiano, Matteo Salvini.

El Sumo Pontífice, remarcó el gran defensor de los derechos humanos en Argentina y Latinoamérica, tiene "grandes enemigos, entre ellos, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump o Salvini que hasta alquilaron un castillo en las afueras de Roma y lo equiparon con el objeto de dar, casi, un golpe de estado en el Vaticano".

En una entrevista que publicó el diario La Nación de Paraguay, Pérez Esquivel aseguró que "Trump considera enemigo a Francisco".

El galardonado con el Nobel en 1980, quien desde hace años mantiene una gran relación de amistad con Jorge Bergoglio, sostuvo que "hay sectores, organizaciones, obispos, arzobispos o cardenales que no están de acuerdo con el Papa y están más cerca de Ratzinger que de Francisco".

"Ahí es donde hay posiciones que son distintas. Ratzinger es un intelectual extraordinario pero no es un pastor. Es un gran teólogo pero es un hombre que persiguió la Teología de la Liberación. Trató de encasillar y encerrar a toda la Iglesia", graficó.

Según lo publicó La Nación, para Pérez Esquivel lo que hace Francisco "es abrir" la Iglesia. "Su papado abre al ecumenismo en forma muy concreta para acercar y reconocer las diferencias que podría haber para tratar de ver, con claridad, los puntos de encuentro en la espiritualidad tanto con el judaísmo como con el Islam. Procura comprender la diversidad en la unidad", enfatizó.

En una entrevista exclusiva realizada por el periodista argentino Ricardo Rivas, Pérez Esquivel opinó que "hay sectores, episcopados de distintos países como Estados Unidos, Alemania, España, incluso en la Argentina donde creo que no todos los obispos siguen la misma línea de Francisco porque hay gente que piensa las cosas desde otra perspectiva porque tienen otra perspectiva de la realidad y, también, del Evangelio". Esas gentes, acotó, "no entienden que Francisco es un pastor y, como Pontífice, sigue siendo un pastor. No es un príncipe de la Iglesia. Es un servidor. No asume el papado como una figura monárquica".

Y luego cargó contra ciertos hombres de la Iglesia porque "hay gente en el Vaticano que vive como príncipes" y resaltó que luego del encuentro sobre el Amazonia, ha surgido que "es necesario ordenar sacerdotes casados o reconocer sacerdotes casados en esos lugares donde no hay curas". Y eso, apuntó Pérez Esquivel, "es un problema serio dentro de la Iglesia porque muchos toman el celibato como doctrina. No lo es. Jesús, no buscó célibes. Pedro tenía su familia".

Rivas le preguntó al Nobel si Francisco es peronista (el partido político que llevó al actual presidente Alberto Fernández al gobierno, NDR), pero eludió precisarlo. "No lo sé pero creo que tiene una tendencia y una mirada más cerca de (el fundador de ese movimiento Juan Domingo) Perón que de cualquier otro por su política social".