lunes 24/1/22
CAMINO DE MUNICH

El sínodo alemán llega con el Adviento

Los obispos alemanes inician un debate reformista en el que tratarán asuntos como el celibato, la ordenación de mujeres y la bendición de parejas homosexuales
altar mayor catedral Munich
El sínodo alemán comenzará el 1 de diciembre, primer domingo de Adviento, en la catedral de Munich

Los obispos alemanes encenderán una vela sinodal en la Catedral de Munich el 1 de diciembre como símbolo del inicio del proceso sinodal, en una ceremonia que dirigirá el arzobispo de la ciudad y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, cardenal Reinhard Marx. El pasado fin de semana, el Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK) aprobó los estatutos del proceso sinodal de la Iglesia en Alemania, que se extenderá por un periodo de dos años. Entre los asuntos a tratar en la asamblea sinodal están la posibilidad de ordenar a mujeres, a hombres casados y la bendición de parejas homosexuales.

El pasado 29 de junio, el Papa envió una carta al "pueblo de Dios que peregrina en Alemania" en la que animaba, entre otras cosas, a la Iglesia de Alemania a emprender un camino de renacimiento bajo el signo de la comunión. "Cada vez -escribió- que una comunidad eclesial ha intentado salir de sus problemas por sí misma, apoyándose únicamente en sus propias fuerzas, métodos e inteligencia, ha acabado multiplicando y alimentando los males que quería superar". Sin dar soluciones a los problemas individuales, Francisco nos invita a alimentar "un Sensus Ecclesiae vivo", porque "el camino recorrido no debe terminar "aislado en sus peculiaridades".

En respuesta, el cardenal Marx confirmó esta voluntad a Francisco. Como ustedes -leemos en la carta de los obispos alemanes al Papa- también nos damos cuenta de que debemos comenzar todo nuestro camino desde la "primacía de la evangelización". Estamos decididos a estructurar el camino sinodal como un "proceso espiritual". Estamos unidos a ella en el "sentido eclesial", porque tenemos en mente la unidad de toda la Iglesia y también la situación local, y porque para nosotros la participación de todo el pueblo de Dios es un aspecto muy importante".

Al enunciar los títulos de los temas centrales del Sínodo ("El poder y el compartir de los poderes en la Iglesia - participar y participar juntos en la tarea misionera", "La existencia sacerdotal hoy", "La mujer en los servicios y las tareas eclesiales", "La vida en las relaciones exitosas - Vivir el amor en la sexualidad y en la pareja"), concluyen los firmantes de la carta: "Hemos llegado a la conclusión de que debemos abordar estas cuestiones si queremos aprender del abuso de poder espiritual que sacude profundamente a nuestra Iglesia y a la sociedad en su conjunto, y si queremos mejorar las condiciones para evangelizarnos ante todo a nosotros mismos, de modo que podamos dar un testimonio creíble de la Buena Nueva en el mundo de hoy. Necesitamos la atmósfera de un diálogo abierto y respetuoso para buscar soluciones juntos".