domingo 05.07.2020
TRAGEDIA EN EL CUERNO DE ÁFRICA

La sequía y la guerra despoja de sus hogares a 300.000 somalíes

Más de dos millones de personas se enfrentarán a la hambruna en los próximos meses, advierten las oenegés
Un muro kilométrico a prueba de bombas separa Mogadiscio de la segura Zona Verde, una burbuja habitada por personal de la ONU, diplomáticos, guardaespaldas, soldados y espías (EFE/Dai Kurokawa)
Un muro kilométrico a prueba de bombas separa Mogadiscio de la segura Zona Verde, una burbuja habitada por personal de la ONU, diplomáticos, guardaespaldas, soldados y espías (EFE/Dai Kurokawa)
Al menos 302.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en Somalia en lo que va de año a causa de la violencia y las fuertes sequías, denunció hoy la ONG Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, en inglés).

"El efecto aplastante de la sequía ha despojado a las comunidades rurales de sus cultivos, ganado y fuentes de agua, mientras que el conflicto armado se acerca a sus hogares. Es probable que 2,1 millones de somalís padezcan hambre a partir de diciembre de camino a 2020", advirtió en un comunicado Victor Moses, director para Somalia del NRC.

Según datos de la ONU, el sur del país ha padecido este año su peor cosecha estacional desde 1995 y sufre sequías regulares desde 2015.

"Esta población necesita ayuda. Pero cuando la inseguridad nos impide actuar, muchas personas se ven obligadas a abandonar las zonas afectadas por el conflicto para buscarla", destacó Moses, quien destacó que muchos desplazados abandonan las zonas rurales y terminan hacinados en campamentos de áreas urbanas.

Según datos del NRC y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la violencia e inseguridad fueron las responsables de más de la mitad de estos desplazamientos (158.000), mientras que la sequía expulsó a otras 126.000 personas; seguida de inundaciones y otros factores.

El mayor número de desplazamientos tuvo lugar en julio, con la llegada de casi 52.000 personas a campamentos de refugiados en busca de alimento y refugio tras el final de una temporada de cosecha muy pobre y un fuerte aumento en el precio de los cereales.

En total, 2,6 millones de somalís se encuentran actualmente desplazados en este país del Cuerno de África; consumido por la violencia desde hace casi tres décadas.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra y bandas de delincuentes armados. EFE

pms/jrr