miércoles 28/10/20
DERECHOS HUMANOS

La trata de mujeres y niños en Europa mueve 3.000 millones de dólares al año

ñiños africa

La trata de personas es un problema mundial y uno de los delitos más vergonzosos que existen, ya que priva de su dignidad a millones de personas en todo el mundo. Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación. Si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también son objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos, según Naciones Unidas.

La trata de personas afecta prácticamente a todos los países, ya sea como punto de origen, tránsito o destino, y se ha informado de que en 137 Estados se ha explotado a víctimas de por lo menos 127 países

La trata de personas es uno de los negocios ilícitos más lucrativos en Europa, donde los grupos criminales obtienen unos beneficios de 3 mil millones de dólares al año, siendo éste un negocio considerable que se abastece de la población mundial más marginalizada.

En Europa, unas 140,000 mujeres se encuentran atrapadas en una situación de violencia y degradación por motivos de explotación sexual, y una de cada siete trabajadoras sexuales han sido esclavizadas en la prostitución a consecuencia de la trata de personas.

De manera global, una de cada cinco víctimas son niños, aunque en las regiones y subregiones más pobres, como en África y el Gran Mekong, conforman la mayoría de las personas traficadas. Por su parte, las mujeres equivalen a dos tercios de las víctimas de la trata de personas en el mundo.

La trata de personas es un delito y un crimen contra la dignidad humana, pero lamentablemente, “este sigue siendo un campo delictivo desatendido”, explica monseñor Ansgar Puff, Obispo Auxiliar de Colonia y presidente del grupo de trabajo sobre la trata de seres humanos de la Comisión de Migración de la Conferencia Episcopal Alemana, en una reflexión publicada en vísperas del Día Internacional contra la Trata de Personas, instituido por la las Naciones Unidas (ONU) y que se celebra el 30 de Julio.  

“Las personas, en su mayoría mujeres y niños, son sometidas y explotadas bajo falsas promesas o se hacen impotentes bajo la coacción y el abuso de poder”, afirma monseñor Puff. También advierte que de los más de 40 millones de personas víctimas de la trata en el mundo, miles son explotados también en Alemania. Se trata, subraya el prelado, de empleados en condiciones inhumanas, sin protección laboral adecuada y sin salarios dignos a quienes se les priva de los derechos básicos, así como de los derechos laborales y sociales. “De esta deshumanización del trabajo a la trata de seres humanos sólo hay un pequeño paso", denuncia.

E