sábado 10/4/21

Vacunas para todos

corona áfrica

Lo decía el Papa Francisco el mismo día de Navidad "en este tiempo de oscuridad e incertidumbre en relación con la pandemia, aparecen varias luces de esperanza, como el descubrimiento de las vacunas. Pero para que estas luces iluminen y traigan esperanza a todos, deben estar disponibles para todos".

Hoy en día, iniciada ya la vacunación en muchos países, ¿Cuáles son exactamente las perspectivas de la disponibilidad de esta vacuna en África?  En una entrevista con Vatican News, el Padre Charles Chilufya, Coordinador del Grupo de Trabajo para África de la Comisión Covid-19 del Vaticano, y el Director de la Oficina de Justicia y Ecología de la Conferencia Jesuita de África y Madagascar, también conocida como JCAM,  explica las complicaciones de la llegada de la vacuna Covid-19 a África.

Antecedentes

Es necesario identificar y tratar varias cuestiones tanto a nivel mundial como local para que el programa de vacunación contra el Covid-19 en África tenga éxito.

La primera cuestión que el padre Chilufya identifica es el suministro: "Los países ricos ya están comprando más que los países pobres".

El segundo asunto que menciona hace referencia a las patentes: "En estos tiempos de urgencia, las leyes de patentes pueden entrar en conflicto con el suministro igualitario de estos medicamentos en todo el mundo".

 Los países que tienen "bajo poder de negociación" necesitan la ayuda de la Organización Mundial de la Salud y de otras organizaciones internacionales, como la Iglesia Católica, para ayudarles.

De lo contrario, "es difícil imaginar que la vacuna se distribuirá equitativamente" cuando ya hay ejemplos de regiones y naciones que bloquean la exportación de suministros a pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha "hecho un llamamiento mundial para que se compartan los recursos para combatir el virus mortal".

Colaboración para poner fin a la pandemia

Para proteger la salud pública en todo el mundo, es necesario ayudar a los países en situación desesperada. Esto requiere colaboración, subraya una vez más el padre Chilufya.

"Si la enfermedad no se trata en África, afectará a otros países. Como todos sabemos, no se trata de un problema local. Es un problema de salud pública de proporciones mundiales. Las instituciones internacionales que protegen los derechos de salud deben, por lo tanto, desarrollar un enfoque más intervencionista para garantizar la igualdad de acceso a los medicamentos, fomentando directrices universales y mecanismos de cooperación mundial".

"En lugar de utilizar la interdependencia de las naciones como herramienta de negociación, los estados deben reconocer una causa mayor y trabajar por el bien común de poner fin a la pandemia a nivel mundial. Esta pandemia podría brindar la oportunidad de crear un sistema de salud mundial más cooperativo en el futuro", concluye.

Comentarios