sábado 10/4/21
La educación está en el origen del carisma de la Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús

Pedagogía del corazón

Desde sus inicios, para las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús “la preocupación por educar el corazón ha sido nuestra forma de reparar. Reparar al hombre y a la mujer y reparar el mundo. Porque buscamos acompañar, alentar la vida de cada persona para que viva reconciliada consigo misma, con los demás y con Dios”.

colegios

En 1833 las Esclavas del Sagrado Corazón apostaron por una educación integral en valores cristianos. A día de hoy esa apuesta sigue siendo realidad con más de una decena de centros repartidos a lo largo de toda España. Y es que la educación está en el origen de esta congregación fundada por Rafaela María Porras, junto a su hermana Dolores. 
Definen su estilo de educar como “pedagogía del corazón”, que consiste en poner en el centro al alumno. Es la enseñanza de la gratuidad, la ternura, la paciencia, la atención al pobre, al débil y al pequeño. Es viva y abierta, creativa y se adapta a la realidad que tenemos delante, abriendo caminos y creando sendas de encuentro para sacar lo mejor de cada uno. 
"Formamos en valores cristianos, siendo la Pastoral un pilar fundamental que da sentido a todo lo que somos y hacemos. La enseñanza personalizada e integral nos ayuda a crear un clima que motiva el compromiso", explica una profesora. 
Sus actividades apostólicas incluyen además del acompañamiento espiritual, así como la atención a las personas migrantes y a todos aquellos proyectos destinados a facilitar y mejorar la vida de quienes lo necesiten. 

Fundadoras
Santa_Rafaela esclavas del sagrado corazónRafaela María Porras Ayllón nació el día 1 de marzo de 1850 en Pedro Abad, un pequeño pueblo de Córdoba, en el seno de una familia acomodada. Cuando muere su madre, ella y su hermana Dolores deciden entregarse al mundo de pobreza que las rodea y las necesita. Corre el año 1874 cuando comienzan su andadura en la vida religiosa llegando a fundar la Congregación de las Esclavas del Sagrado Corazón. 
En este camino estuvo siempre acompañada por su hermana Dolores, quien, dentro de la congregación, se hizo llamar Pilar. Cuando nació el Instituto de Esclavas en 1877, tras el reconocimiento del Cardenal de Toledo, que la misma M. Pilar consiguió, todos sus esfuerzos materiales y espirituales fueron para su querida “familia”, las Esclavas, sin poner límites a su entrega.dolores-porras-ayllon Sagrado Corazón
Entre las dos hermanas existió siempre un fuerte cariño. Cuando la Pilar se encontró igual que su hermana retirada de todos sus cargos, la relación entre ellas y su amor por el Instituto brotó con más fuerza y profundidad. Ambas se ven desplazadas para ser cimientos escondidos del edificio de la Congregación de las Esclavas, y viven sus últimos años entregadas a la voluntad de Dios sobre ellas, dedicándose a la oración y a pequeños trabajos caseros. 

Comentarios