viernes 4/12/20
HOMENAJE A FRANCISCO DE BARTOLOMÉ I Y EL CARDENAL SEAN O´MALLEY

Antología del alma de un Papa

L'Osservatore Romano publicó dos textos firmados por el Patriarca Ecuménico Ortodoxo Bartolomé I y el Cardenal Sean O'Malley, respectivamente prefacio e introducción al volumen Un vocabulario del Papa Francisco, publicado por la Librería Editrice Vaticana (LEV).

Aunque las palabras "no podrán jamás describir completamente o definir adecuadamente el corazón humano", todavía "pueden revelar visiones del mundo de otro ser humano". Esta es una de las consideraciones que el Patriarca Ecuménico Ortodoxo Bartolomé I ofrece al lector en el prefacio del volumen "Un Vocabulario del Papa Francisco" (Un vocabolario di Papa Francesco), publicado por LEV y editado por Joshua J. McElwee y Cindy Wooden. De manera similar, el Cardenal Sean O'Malley en la introducción del libro investiga la espiritualidad del Papa, "completamente jesuita, ignaciano en su totalidad, y fascinado por San Francisco", ambos acentos presentes en las palabras y gestos de su Magisterio.

Ambos textos fueron publicados en L’Osservatore Romano, en su edición cotidiana de este 17 de junio de 2020.

Patriarca Bartolomé I

Con gran alegría nos unimos a esta maravillosa "antología", palabra griega que indica una fascinante selección de reflexiones estimulantes, una colección de interesantes contribuciones sobre uno de los más eminentes líderes religiosos.

Este volumen recoge reflexiones sobre las palabras clave del mensaje y el ministerio de nuestro querido hermano, el Papa Francisco. Las palabras, sin embargo, son mucho más que comentarios, mucho más importantes que las frases comunes. Las palabras son una expresión intrínseca de la vida, nuestro más íntimo reflejo de la divinidad, la identidad misma de Dios: "En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios" (Jn 1,1).

Y, en efecto, tendremos que dar cuenta de cada palabra que salga de nuestros labios (cf. Mt 12,36). Las palabras pueden salvar o destruir (cf. Prob 12,6), ser productivas o destructivas (cf. Prob 8,21), generar benevolencia y edificación (cf. Ef 4,29) o amargura y maldición (cf. Rom 3,14). Sobre todo, debemos estar "siempre listos para responder a cualquiera que te pregunte sobre la esperanza que hay en ti". (1Pt 3, 15).

Durante los encuentros y reflexiones con nuestro hermano, el Obispo de Roma, experimentamos la profunda sacralidad de las palabras. Recordamos y somos conscientes de que las palabras son capaces de construir puentes, pero también muros. Por lo tanto, juntos, hemos buscado promulgar un diálogo de amor y verdad, "actuando según la verdad en la caridad" (Ef 4,15).

Naturalmente, las palabras pueden expresar y describir las emociones humanas, pero nunca pueden contar toda la historia o definir adecuadamente el corazón humano. Sin embargo, pueden revelar visiones del mundo de otro ser humano, dar voz a sus intereses o preocupaciones. Si prestamos atención a la frecuencia con que repetimos ciertas palabras o a cómo las pronunciamos, descubriremos las tendencias y pasiones que dan forma a nuestras propias vidas.

Por esta razón no nos sorprendió demasiado descubrir que los términos seleccionados en este volumen son los que distinguen y evocan los principios fundamentales que el Papa Francisco ha privilegiado y hecho suyos:

- Su ministerio está enteramente dedicado a Jesús y a la Iglesia como el Cuerpo de Cristo, mientras que al mismo tiempo continúa poniendo de relieve los abusos clericales y fomenta una mayor responsabilidad;

- Se esfuerza por relacionar los sacramentos de la Iglesia con la vida concreta del mundo, desde el bautismo hasta las lágrimas;

- Dentro de la Iglesia como institución, desea menos clericalismo y más colegialidad, mientras continúa advirtiendo contra la indiferencia y apoyando el discernimiento;

- En las relaciones entre su Iglesia y los demás, promueve el diálogo y el ecumenismo, el encuentro y el abrazo:

- En la comunidad global, se revela la intrincada conexión entre el capitalismo y la creación, la persecución y los refugiados;

- Se preocupa por la familia, las mujeres, los niños y los abuelos.

Pero sobre todo, lo que llama la atención son sus virtudes específicas, que definen su mensaje y dan testimonio de él:

- dignidad y justicia,

- misericordia y esperanza,

- pero sobre todo el amor y la alegría.

Este libro trasciende las meras palabras. Es un espléndido mosaico de elementos coloridos y atractivos que revelan al hombre misericordioso y compasivo que conocemos como el Papa Francisco.

Cardenal Sean O'Malley

Siempre me ha gustado el chiste de que los jesuitas y los franciscanos caminan por la calle un día, cuando de repente se les acerca un joven que les pregunta: "Hermanos, ¿pueden decirme qué novena debo recitar para comprar un BMW? El franciscano dice: "¿Qué es un BMW?" Y el jesuita, "¿Qué es una novena?"

Ahora tenemos un Papa que escapa a estas categorías, reuniendo tanto al jesuita como al franciscano en una sola figura. Creo que el Papa Francisco es el jesuita ignaciano por excelencia. Ha abrazado la vocación de ser un seguidor de Ignacio que quiere ser un santo como San Francisco. Nuestro Papa es completamente jesuita, Ignaciano en su totalidad, y fascinado por San Francisco. Durante su primer año de pontificado, en una entrevista con "La Civiltà Cattolica", el Padre Antonio Spadaro le preguntó por qué se hizo jesuita. El Papa respondió que tres cosas de esta orden le habían atraído: el espíritu misionero, la comunidad y la disciplina, incluyendo la forma en que manejan el tiempo.

Es evidente que el Papa Francisco posee estas características en abundancia. Vive su vocación de jesuita con un intenso celo misionero, amor a la comunidad – que es comunidad en misión – y con una disciplina en la que no se pierde nada, especialmente el tiempo. Poco antes de su ordenación, el joven Jorge Bergoglio, de 32 años, escribió un breve credo, y dio a conocer que aún hoy mantiene ese documento a mano, como un recordatorio de sus convicciones fundamentales. Esto es una clara señal de su hábito de introspección, tan arraigado en la formación jesuita.

El Papa Francisco se dedicó a la introspección, central en la espiritualidad propia de esta orden. La práctica del examen que se realizaría individualmente donde y cuando las circunstancias lo permitieran, fue la forma en que Ignacio propuso mantener a los jesuitas reunidos en Dios, para mantener su concentración a pesar de su estilo de vida activo. El Santo Padre comentó esta atención espiritual en su discurso a los Obispos brasileños durante la Jornada Mundial de la Juventud de 2013, preguntando: "Si no formamos ministros capaces de calentar el corazón de la gente, de caminar en la noche con ellos, de dialogar con sus ilusiones y decepciones, de recomponer sus desintegraciones, ¿qué podemos esperar para el presente y el futuro?

El Papa Francisco nos recuerda que en el corazón de Dios hay un lugar especial para los pobres. En efecto, es muy elocuente en su defensa de los más necesitados, y nos recuerda que es nuestro deber ayudarlos mediante programas de promoción y asistencia, pero también trabajando para erradicar las causas estructurales de la pobreza. En Evangelii gaudium el Santo Padre hace uno de sus más apasionados llamamientos en favor de los pobres, subrayando la importancia de proporcionarles asistencia personal: "Deseo afirmar con dolor que la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual. La gran mayoría de los pobres tienen una apertura especial a la fe; necesitan a Dios y no podemos dejar de ofrecerles su amistad, su bendición, su Palabra, la celebración de los Sacramentos y la propuesta de un camino de crecimiento y maduración en la fe. La opción preferencial por los pobres debe traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria" (EG 200).

También ha afirmado que el catolicismo no es una "lista de prohibiciones". Nos insta a ser positivos, a exaltar lo que nos une y no lo que nos divide, a privilegiar la conexión entre las personas y el camino compartido, observando que si nos centramos en los aspectos que nos unen, será más fácil superar las diferencias. El Santo Padre sugiere también que toda forma de catequesis proceda por el "camino de la belleza", mostrando a los demás que el seguimiento de Cristo no sólo es bueno y justo, sino también bello, algo capaz de llenar la vida de nuevo esplendor y de profunda alegría, incluso en medio de las dificultades.

El Papa Francisco entiende que las palabras que utilizamos para hablar del pueblo de Dios y de la labor de la Iglesia son de gran importancia y a menudo pueden marcar la diferencia entre estar abierto a una mayor escucha y considerar una vida de fe, o apartarse sintiéndose rechazado, rechazado o marginado por ser indigno. Partiendo de la reflexión espiritual de que todos nuestros dones, talentos y logros son dones de Dios, el Santo Padre nos ha dado un vocabulario en el que aparecen la atención, la preocupación, la inclusión y el servicio. Con la ayuda de Dios y con el apoyo mutuo de cada uno de nosotros podemos tomar estas enseñanzas con el corazón y continuar nuestro camino como discípulos misioneros de Cristo.