lunes 30/11/20
CINCO AÑOS DE UNA ENCÍCLICA HISTÓRICA

Laudato Si, el Evangelio de la Creación

Hace cinco años, el 24 de mayo, el Papa Francisco publicó su segunda encíclica, Laudato sí. El Cardenal Turkson explica cómo obtuvo su subtítulo, cómo el cuidado de la creación está conectado con la adoración, y la visión de la creación de San Francisco de Asís.

El cardenal Peter Turkson fue invitado a un seminario web patrocinado por el Movimiento Católico Mundial por el Clima durante la Semana Laudato Sí.

El Prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral desgranó el segundo capítulo de la Encíclica, Laudato sí llamada "Teología de la Creación". Nos cuenta cómo la Encíclica obtuvo su subtítulo "Sobre el cuidado de nuestro hogar común" y cómo el cuidado de la creación está conectado con la adoración a Dios, el Creador.

Por último, el Cardenal Turkson explora la relación como hermanos que compartimos con todas las cosas creadas, como se explica desde la perspectiva de San Francisco de Asís.

Reflexionando sobre el capítulo dos de Laudato sí, el cardenal Turkson señaló el significado de la explicación del Papa Francisco del "Evangelio de la Creación". El propósito del género literario del "Evangelio", explicó el Cardenal Turkson, es proclamar las poderosas obras de Dios. Siempre que alguien habla de lo que Dios ha hecho, ya sea la salvación en sí misma, o el bienestar de la persona, "siempre es una buena noticia, siempre es el Evangelio", dijo.

"El Papa, al referirse a la creación en términos de Evangelio, nos invita a reconocer en la creación un gran acto de Dios que es beneficioso para la raza humana". Esta es, además, una clave con la que leer toda la Encíclica porque constituye la base de por qué la ecología y el cuidado de la tierra es importante para los cristianos. "Nos invita a considerar la creación como un acto de Dios, con un diseño y un propósito que no se basa en la persona humana, sino en el propio diseño de Dios para crear todo".

Además, es una invitación para que el cristiano busque el diseño de Dios en todo lo creado. El Génesis nos dice que Dios diseñó la creación para que fuera nuestro hogar. Así, el subtítulo de la Encíclica, "Sobre el cuidado de nuestro hogar común".

Conexión con la adoración

Nuestro cuidado de este hogar común que es la creación tiene un vínculo directo con la adoración, el cardenal Turkson continuó explicando. Dado que el cristiano está invitado a ver toda la creación como un acto de Dios, entonces cómo la creación encaja en la forma de adorar al Dios que la creó es el siguiente paso. Nos ayuda en "nuestro reconocimiento de quién es Dios y nos ayuda a elevar nuestras mentes y corazones y todo en la adoración a Dios", dijo el Cardenal.

El  libro del Génesis expresa el papel que Dios confió a la persona humana en el "jardín" que creó. La palabra utilizada en el hebreo tiene una connotación de "servicio" y también se utiliza en términos del "servicio" que la persona humana paga a Dios en el culto. "Así que el trabajo de la persona humana de todo lo que Dios ha creado en la creación también representa su forma de adorar a Dios, su forma de servir a Dios."

Así, toda la actividad humana tiene en última instancia un "sentido de adoración a Dios", continuó el Cardenal. Por lo tanto, surgen serias preguntas "si nuestro trabajo o uso de la tierra no contribuye a nuestra adoración y glorificación de Dios".

Un tercer elemento que podemos derivar del hecho de que la creación es un acto de Dios es que no pertenece a ninguna porción particular de la humanidad el explotar "la creación de la manera que ellos quieran". Esto se aplica tanto en términos de espacio como de tiempo. Se supone que debemos atender a nuestras necesidades presentes con vistas a las que tendrán que atender a las suyas también en el futuro. Esto se llama "solidaridad intergeneracional", dijo.

"El sentido del Evangelio de la creación lleva a una contemplación", que fue desarrollada por San Francisco de Asís, "que ve la creación como un instrumento para su propio sentido de la oración y la meditación". También animó a sus hermanos a usar la creación en sus comunidades como un elemento a través del cual podían adorar a Dios, explicó el Cardenal.

La creación revela la presencia de Dios

De esta manera, San Francisco está en consonancia con el Libro de la Sabiduría y San Pablo, quien mantuvo que la creación refleja a Dios. Se refirió al Salmo 19 que dice que los cielos y el firmamento proclaman "las obras poderosas de Dios". Esto muestra que la creación tiene la capacidad de narrar y revelar la presencia de Dios. "Esto es muy crucial", señaló el Cardenal.

"Cuando San Francisco vio en la creación un medio para contemplar la presencia de Dios, fue en ese sentido." Así, lo que dijo San Francisco puede enseñarnos mucho sobre el cuidado de la creación, "preservando todo lo que Dios ha hecho".

"La creación, en efecto, como diría Francisco, es un hermano, una hermana. Hay un hermano Sol, pero hay una hermana Luna, la Madre Tierra." Francisco usó términos relacionados con el "parentesco" para expresar nuestra relación con lo que Dios creó. Esto significa que "nuestra relación con la creación es en términos de 'parentesco'".

Fue así desde el principio, el cardenal insistió. Cuando Dios introdujo al hombre en su jardín, el significado literal del mandamiento hebreo que le dio a Adán fue "guardarlo". "El Señor Dios tomó al hombre y lo estableció en el jardín del Edén, para cultivarlo y cuidarlo", o "guardarlo" (Génesis 2:15). Es la misma palabra utilizada por Caín cuando pregunta si es el guardián de su hermano. "La relación entre hermanos se refleja en la relación entre la familia humana y la creación. La creación es para nosotros, un pariente, para ser guardada como guardamos a un hermano... Reivindicamos a nuestro hermano, protegemos sus vidas. Salvaguardamos todo lo que tienen".