domingo 1/8/21

Los obispos españoles se reunirán con el Papa entre diciembre y enero para para realizar la visita ‘ad limina’

El objetivo de este encuentro es informar al Santo Padre, cada cierto tiempo, del estado de las diócesis que gobiernan, además de visitar la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo. La visita de los obispos españoles se dividirá en cuatro grupos.

visitaAdLimina
foto de archivo

El Secretario General de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Luis Argüello, ha dado cuenta este jueves de los asuntos tratados en la Comisión Permanente que se ha celebrado en la Casa de la Iglesia en Madrid los días 22 y 23 de junio.

Al margen de la cuestión de los indultos y de la ley de eutanasia, el secretario general de la CEE ha anunciado además que, entre diciembre y enero próximos, los obispos españoles acudirán a Roma para realizar la preceptiva visita ad limina para informar al Papa sobre el estado de las diócesis. Estas visitas se suelen celebrar cada cinco años y la última de los obispos españoles fue en 2014. Los obispos españoles acudirán a Roma divididos en 4 grupos. Un primer grupo participará en diciembre en la semana previa a la Navidad y los otros grupos en enero" ha detallado el obispo auxiliar de Valladolid.

 

Visita ad limina

a visita ad limina apostolorum1 es la visita que todos los obispos diocesanos deben realizar a "los hogares (templos) de San Pedro y San Pablo" en Roma. El objetivo de la visita no es tan solo visitar la tumba de los apóstoles, sino también el de informar al Papa, cada cierto tiempo, del estado de las diócesis que gobiernan.

Durante esta visita, regulada por el Código de Derecho Canónico en los cánones 399 y 400, el obispo debe dar cuenta del estado moral y espiritual de su diócesis y todo lo relacionado con su gobierno.

Los precedentes históricos que han marcado las distintas fases de implantación de este canon datan de una antigua costumbre inicial de visitas al papa, sin una obligación formal, pasando por los concilios bianuales de las provincias italianas, la insistencia en el cumplimiento de la costumbre de la visita anual de tres obispos sicilianos del papa León I en el siglo V, que en el siglo VI el papa Gregorio I amplió a quinquenal, el papa San Zacarías, en 743, indicó que los obispos cercanos debía hacer la visita en persona, pasando por diversas fases, hasta que, en 1585, Sixto V emitió la Constitución Romanus Pontifex que constituyó la norma durante más de trescientos años.

La actual norma sobre las visitas ad limina se recoge en el decreto de la Congregación Consistorial, de Pío X, en 1909, que declara que cada obispo debe rendir cuenta al papa sobre el estado de su diócesis una vez cada cinco años.

 

Los obispos españoles se reunirán con el Papa entre diciembre y enero para para...
Comentarios