lunes 01.06.2020
AYUDA A LAS COMUNIDADES POBRES

El Santo Padre envía respiradores a Siria, Gaza, Jerusalén y Belén

Voluntarios desinfectan un campo de refugiados en Idlib (Siria). Un millón de personas han sido desplazadas internamente en Siria y sus condiciones de vida las hacen aún más vulnerables a un brote de coronavirus COVID-19 (EFE / EPA / YAHYA NEMAH)
Voluntarios desinfectan un campo de refugiados en Idlib (Siria). Un millón de personas han sido desplazadas internamente en Siria y sus condiciones de vida las hacen aún más vulnerables a un brote de coronavirus COVID-19 (EFE / EPA / YAHYA NEMAH)
Los cardenales, obispos y prelados que componen la Curia Romana han ofrecido un mes de su sueldo al Santo Padre para que pueda llevar a cabo más obras de caridad, según ha informado el diario italiano Il Fatto Quotidiano.

Precisamente, la Santa Sede ha puesto en marcha un plan de ajuste económico para hacer frente a las pérdidas que ha supuesto el cierre de los Museos Vaticanos para evitar el avance del contagio del Covid-19, uno de los museos más visitados al año que supone una de las principales fuentes de ingreso para los organismos de la Curia Romana.

El gesto de la Curia Romana habría sido solicitado por el cardenal Konrad Krajewski, brazo ejecutivo de la caridad del Papa, a través de una carta.

"Podemos unirnos de manera especial con nuestro Pontífice, obispo de Roma, que preside la comunión universal de la caridad. Podemos donar para la caridad del Papa y de esta manera participar en el sufrimiento de la gente. El Santo Padre mismo decidirá el destino de nuestras limosnas para esta emergencia sanitaria", ha señalado el limosnero del Papa en su misiva.

Como parte de las iniciativas que ha tomado el Papa para ayudar a los países pobres, en conflicto o en vías de desarrollo para que puedan afrontar la pandemia y asistir mejor a las personas contagiadas por coronavirus, el Vaticano ha donado respiradores a hospitales de Siria, Jerusalén y Belén y equipos de diagnóstico a Gaza, como hizo antes donando respiradores a Italia y España.

Según informó la oficina de prensa del Vaticano, la donación ha sido canalizada a través de la Congregación para las Iglesias Orientales que ha instituido un fondo de emergencia siguiendo las instrucciones del Papa, tras la solicitud de las nunciaturas apostólicas.

El Papa inauguró ese fondo que servirá para recaudar dinero a través de las Pontificias Obras Misioneras (OMP) radicadas en países en misión con la donación de 750.000 dólares.

Asimismo, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (A.P.S.A.), el organismo encargado de la gestión de su patrimonio económico ha decidido reducir a la mitad los alquileres de los edificios en Roma de los que es propietaria, pero que están alquilados a comerciantes privados, que están atraversando dificultades económicas a causa del cierre de sus negocios.