miércoles 28/10/20
AJUSTES PRESUPUESTARIOS EN EL VATICANO

Padre Guerrero Alves: "El de la Santa Sede es un presupuesto de la misión"

2020051510131362853
Los fieles se reúnen fuera de la plaza mientras el Papa Francisco da su bendición desde la ventana de su estudio en una plaza cerrada de San Pedro, durante la fase dos del bloque de emergencia del coronavirus Covid-19 (EFE/EPA/ANGELO CARCONI)

Desde hace pocos meses es el Prefecto de la Secretaría para la Economía, llamado por el Papa Francisco para llevar a cabo una reforma que busca la transparencia económica de la Santa Sede y un uso cada vez más eficiente de los bienes y recursos que están al servicio de su misión evangelizadora, el padre Juan Antonio Guerrero Alves tiene que afrontar ahora la crisis provocada por el Covid-19. Y esta es una entrevista que no habría querido hacer. "No por otra cosa" -explica- "sino porque creo que en la Iglesia otras cosas son importantes. Y porque me hubiera gustado esperar aún antes de hablar. Pero este tiempo es un desafío para todos. Así que también para nosotros. Y requiere claridad".

- Padre Guerrero, la semana pasada se celebró una reunión Interdicasterial sobre la situación financiera del Estado de la Ciudad del Vaticano y la Santa Sede. ¿Puede decirnos cuál es la situación?

- El mundo entero está atravesando una crisis caracterizada por dos factores: su excepcionalidad y la incertidumbre sobre su duración. Lo que estamos experimentando es un tiempo único. Un tiempo difícil que nos pone ante nuestras responsabilidades. Debemos encontrar una manera de asegurar nuestra misión. Pero también debemos entender lo que es esencial y lo que no lo es. De la misma manera, no todo puede medirse sólo como un déficit, mucho menos como un mero costo, en nuestra economía.

- ¿En qué sentido?

No somos una compañía. No somos una empresa. Nuestro objetivo no es obtener beneficios. Cada Dicasterio, cada ente, cumple un servicio. Y cada servicio tiene un costo. Nuestro compromiso debe ser de máxima sobriedad y claridad. El nuestro debe ser un presupuesto de misión. Es decir, un presupuesto que relaciona los números con la misión de la Santa Sede. Lo que parece ser una premisa, es la sustancia del asunto. Y por lo tanto nunca debe perderse de vista.

- ¿Puede darnos algunos números?

- En cuanto a los números, los de la Santa Sede son mucho más pequeños de lo que mucha gente imagina. Son más pequeños que una universidad americana promedio, por ejemplo. Y eso también es una verdad que a menudo se ignora. En cualquier caso, las cuentas nos dicen que entre 2016 y 2020 tanto los ingresos como los gastos han sido constantes. Los ingresos fueron alrededor de 270 millones. El gasto promedio fue de unos 320 millones, dependiendo del año. Los ingresos proceden de las contribuciones y donaciones, de los rendimientos de los inmuebles y, en menor medida, de la gestión financiera y las actividades de las entidades.

Una contribución importante es la de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano; y depende en gran medida (pero no exclusivamente) de los Museos que hoy están cerrados y por el resto del año estarán probablemente en probable dificultad, debido a que la reactivación será lenta. Si miro sólo los números y porcentajes, podría decir que los gastos se distribuyen más o menos así: 45% personal, 45% de gastos generales y administrativos y 7,5% de donaciones. O podría decir que el déficit (la diferencia entre ingresos y gastos) en los últimos años ha fluctuado entre 60 y 70 millones. Pero sobre la base de estos números solamente, algunos podrían pensar que el déficit es un agujero resultante de una mala administración. O que financia una burocracia inmóvil. No es así. No tiene nada que ver con eso. Detrás de estos números está la misión de la Santa Sede y del Santo Padre, está la plenitud de la vida y el servicio eclesial. No es correcto decir que el déficit es financiado por el Óbolo de San Pedro como si el Óbolo estuviera llenando un agujero. El Óbolo es también una donación de los fieles: financia la misión de la Santa Sede, que incluye la caridad del Papa, y que no tiene suficientes ingresos.

Los números siempre tienen que ser entendidos. Detrás de estos números está el fin. Dentro del presupuesto está la misión, el servicio que estos gastos hacen posible. Tal vez necesitemos explicarnos mejor, contarlo mejor. Seguramente tenemos que ser claros.

- ¿Qué quiere decir con "presupuesto de la misión"?

- Intento explicar lo que hay dentro de esos números. Por ejemplo: comunicar lo que hace el Papa en 36 idiomas, a través de la radio, la televisión, la web, los medios sociales, un periódico, una imprenta, una editorial, la sala de prensa (y así sucesivamente) es una hazaña sin precedentes en el mundo. Tiene un costo, ciertamente. También tiene ingresos. Absorbe alrededor del 15% del presupuesto. Más de 500 personas trabajan allí. No sé si se puede hacer mejor. Siempre se puede. Pero si hacemos una comparación, no creo que encontremos otros que produzcan tanto con tan poco. Otro diez por ciento del presupuesto va a las nunciaturas. Algunas personas podrían pensar que sean quién sabe qué cosa. Son pequeñas embajadas del Evangelio, que defienden en las relaciones internacionales los derechos de los pobres, que llevan a cabo una diplomacia de diálogo, de paz, de cuidado de la tierra como nuestra casa común.  Otro diez por ciento se gasta en las Iglesias Orientales, que a menudo son perseguidas o en la diáspora. Otro 8,5% se gasta en las Iglesias más pobres, en las misiones, a través de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Luego está la tutela de la unidad de la doctrina, están las causas de los Santos. Está la preservación de un patrimonio de la humanidad como la Biblioteca Vaticana y los Archivos. Está el mantenimiento necesario de los edificios: otro diez por ciento. Están los impuestos italianos, que pagamos: alrededor del 6% del presupuesto, es decir, 17 millones. Y así sucesivamente...

- Esta era la situación previa al covid-19. ¿Pero ahora? Se han presentado varias hipótesis, una más optimista y otra más pesimista: ¿puede ilustrar ambas, brevemente?

- Hemos hecho algunas proyecciones, algunas estimaciones. Los más optimistas calculan una caída en los ingresos de alrededor del 25%. Los más pesimistas están alrededor del 45%. No podemos decir hoy si habrá una disminución de las donaciones al Óbolo, o una disminución de las contribuciones de las Diócesis.

Sabemos, sin embargo, por qué decidimos esto y, debido a la dificultad de pagar el alquiler de algunos inquilinos, que habrá una disminución de los rendimientos que derivan de los alquileres. Ya habíamos decidido, al aprobar el presupuesto de este año, que los gastos debían reducirse para disminuir el déficit. La emergencia post-covid nos obliga a hacerlo con mayor determinación. El escenario optimista o pesimista depende en parte de nosotros (de cuánto podremos reducir los costos) y en parte de factores externos, de la cantidad de ingresos que realmente disminuirán (los ingresos no dependen de nosotros). En cualquier caso, si no hay ingresos extraordinarios, es evidente que habrá un aumento del déficit.

- Padre Guerrero, ¿realmente el Vaticano arriesga el default, como alguien escribió?

No. Yo creo que no. El Vaticano no está en peligro de default. Eso no significa que no debamos enfrentar la crisis por lo que es. Ciertamente tenemos por delante años difíciles. La Iglesia cumple su misión con la ayuda de las ofrendas de los fieles. Y no sabemos cuánto podrá donar la gente. Precisamente por eso debemos ser sobrios, rigurosos. Debemos administrar con la pasión y la diligencia de un buen padre de familia. Hay tres cosas que no se cuestionan, ni siquiera en esta época de crisis: la remuneración de los trabajadores, la ayuda a las personas en dificultad y el apoyo a las Iglesias necesitadas. Ningún corte afectará a los más vulnerables. No vivimos para salvar el budget. Confiamos en la generosidad de los fieles. Pero debemos mostrar a los que nos donan parte de sus ahorros que su dinero está bien gastado. Hay muchos católicos en el mundo dispuestos a donar para ayudar al Santo Padre y a la Santa Sede a cumplir su misión. Es a ellos a quienes debemos rendir cuentas. Y a ellos podemos recurrir.

- La situación del Vaticano no es diferente de la de muchos otros Estados llamados a enfrentar una grave crisis económica a causa de la pandemia: ¿cómo piensan concretamente enfrentarla?

- Es cierto que la situación no es diferente, pero también es cierto que no tenemos la ventaja de la política monetaria ni de la política fiscal. Sólo podemos contar con la generosidad de los fieles, con un pequeño patrimonio y con la capacidad de gastar menos. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, no hay grandes salarios aquí.

La buena noticia es que la SPE, la APSA, la Secretaría de Estado, la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el Consejo para la Economía y la Gobernación están trabajando juntos para enfrentar la crisis y reformar lo que necesita ser reformado. Hemos pedido a cada cuerpo que haga todo lo posible para reducir los gastos y salvaguardar la esencialidad de su misión. En un nivel más estructural, dado que el déficit es estructural, tendremos que centralizar las inversiones financieras, mejorar la gestión del personal, mejorar la gestión de las adquisiciones. Está a punto de aprobarse un código de adquisiciones que sin duda permitirá ahorrar.

Trabajamos en constante relación con todos los dicasterios, conjugando centralización con la subsidiariedad; las autonomías con los controles; la profesionalidad con la vocación.

- Esta centralización de las inversiones, de la que usted habla, ¿cuándo y cómo se llevará a cabo?

- Tenemos un grupo de trabajo en esto, que colabora en un clima sereno. Llevará unos cuantos meses más. El objetivo no es sólo centralizar: es hacer algo profesional, sin que haya conflicto de intereses y con criterios éticos. No sólo debemos evitar las inversiones poco éticas, sino también promover las inversiones vinculadas a una visión diferente de la economía, a la ecología integral, a la sostenibilidad.

- ¿Cómo garantizará la Santa Sede los servicios que ofrece actualmente y los salarios de las personas que trabajan actualmente, a pesar de la reducción sustancial de los ingresos que hará que el rojo de las cuentas aumente?

- No somos una gran potencia. Se discute la dificultad de hacerlo en los grandes países europeos. Imaginemos nosotros. Debemos ser humildes. Somos una familia con un pequeño patrimonio y la generosa ayuda de muchos. Lo lograremos. Con nuestra capacidad para administrar bien. Con la ayuda de Dios y los fieles. Toda la Iglesia está sostenida de este modo.

Empezaremos compartiendo la verdad de la situación económica. Lo mejor que podemos hacer es ser diligentes y transparentes. Contaremos con el dinero con el que podamos contar. Construiremos un presupuesto base cero para el 2021. A partir de la esencialidad de la misión.

- ¿Pero cómo podemos aumentar la confianza de los fieles después de las noticias del año pasado sobre cómo se hicieron algunas inversiones?

- La confianza se gana con el rigor, la claridad, la sobriedad. Y también admitiendo con humildad los errores del pasado, para no repetirlos, y los actuales, si los hay. Sucede a veces, nos sucedió también a nosotros, por ejemplo, haber confiado en personas que no merecían confianza. Siempre somos vulnerables en esto. Más transparencia, menos secreto, hace más difícil cometer errores. Precisamente por eso para las inversiones pretendemos tener un comité serio, de personas de alto nivel, sin conflictos de intereses, que nos ayude (en la medida de lo posible) a no cometer errores.

- ¿Cuándo se publicará de nuevo un presupuesto oficial?

- Me gustaría que fuera ya este año. Para explicar bien cómo gastamos el dinero. Para decir - con los papeles en la mano - que se gasta para hacer el bien, y al servicio de la Iglesia. Necesitamos narrar esto, contarlo bien. La realidad que he visto en estos meses en la Santa Sede habla de esto. Merece confianza. Esta misión llena de belleza se lleva a cabo con la generosidad de muchos que nadie conoce.

- ¿Qué se siente al ocupar el puesto de 'ministro de Economía''? ¿Puede descansar por la noche en este período difícil?

- Duermo, sí, duermo bien. Hasta ahora, ninguna dificultad me ha quitado el sueño. Tengo confianza en el Señor de la Vida, y sé que la vida siempre termina abriéndonos el camino. Y esto del ministro, de los ministros de la Curia, me hace sonreír un poco. No me siento un Ministro de Economía. Me siento un jesuita y un sacerdote que está desarrollando un servicio a la Iglesia, un servicio de retaguardia quizás, y en colaboración con otros, que consiste en ayudar al Santo Padre y a la Santa Sede a llevar a cabo su misión. Tengo una tarea. Sigo un camino. Trabajo en equipo. Escucho los consejos. Aprendo. Busco personas competentes. Sé que los cambios se hacen en un día. Y no se hacen solos. El objetivo es trabajar juntos. Me sentí muy bien recibido por el Papa y la Curia, por no hablar del personal de la SPE, todos excelentes y válidos profesionales. Caminamos unidos. Estamos muy comprometidos en el camino de la transparencia, la sobriedad, la diligencia, la austeridad, en el ejercicio de lo que es y permanece una misión.