miércoles 20/1/21
DÍA DE REYES

TRAS LA ESTRELLA DE BELÉN

Esta pasada noche y en el día de hoy, se ha repetido una misma imagen de ilusión en muchos hogares españoles. Una imagen esperanza frente a los duros momentos que nos ha tocado vivir debido a la pandemia Covid-19. La Noche de Reyes es una tradición que se remonta en España al siglo XIX, cuando se inició la tradición de convertir la noche anterior a la Epifanía en una fiesta con regalos para los niños y no tan niños, a imitación de lo que se hacía en otros países el día de Navidad, en homenaje a San Nicolás. Y fue en 1866 cuando se celebró la primera cabalgata de Reyes Magos en Alcoy, tradición que se extendió al resto del país y posteriormente a otros países, especialmente a países de cultura hispana. Esas mismas cabalgatas que hoy se hará sin público, sin desfile o con cita previa. 

Los Reyes Magos  es el nombre por el que la tradición cristiana denomina a los «magos», nombre que recibían los sacerdotes eruditos en el Antiguo Oriente y que, según el evangelio de San Mateo, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde Oriente para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra. 

La historia narrada en el Evangelio de San Mateo, cuenta que los Reyes Magos vinieron de Oriente guiándose por una estrella, la cual los condujo hasta Belén. En Belén, los Reyes  hallaron a Jesús recién nacido y lo adoraron; ofreciéndole oro (representando su naturaleza real, como presente conferido a los reyes), incienso (que representa su naturaleza divina, empleado en el culto ) y mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, representando el sufrimiento).
En los evangelios canónicos solo el Evangelio de San Mateo habla de estos «magos», sin precisar sus nombres, ni que fuesen reyes, ni que fueran tres. Fue en el siglo III d. C. cuando se estableció que pudieran ser reyes, ya que hasta entonces, por sus regalos y las iconografías que los representaban, tan solo se consideraba que eran personas pudientes. Fue también en ese siglo cuando se estableció su número en tres, uno por regalo, ya que hasta entonces había dibujos con dos, tres o cuatro magos, e incluso la Iglesia ortodoxa siria y la Iglesia apostólica armenia aseguraban que eran doce, como los apóstoles y las doce tribus de Israel.
Los nombres actuales de los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecen por primera vez en el conocido mosaico de San Apolinar el Nuevo (Rávena) que data del siglo VI d. C., en el que se distingue a los tres magos con sus nombres escritos encima y representando distintas edades. 


Sea como fuere, los Reyes Magos son hoy motivo de ilusión, alegría y esperanza tan necesarias en estos tiempos. Y que esto sirva también, como bien dijo el Papa Francisco hace solo unos días para “comprometernos un poco más en el cuidado de los demás y de la Creación, nuestra casa común”.

¡FELIZ DIA DE REYES! ¡FELIZ DÍA DE LA  EPIFANÍA DEL SEÑOR!

Comentarios