miércoles 20/1/21
Un informe del Banco Mundial advierte que están en riesgo los logros alcanzados en la última década

La pandemia COVID-19 golpea la educación de más de 70 millones de niños

Un reciente informe del Banco Mundial ha ratificado que la pandemia ha agravado la crisis mundial de aprendizaje que ya existía. De acuerdo con los estudios publicados durante el pasado mes de diciembre, debido a los cierres de escuelas relacionados con la COVID-19, 72 millones de niños en edad de asistir a la escuela primaria podrían verse afectados por la pobreza de aprendizaje, lo que significa que a los 10 años no lograrían leer y entender un texto sencillo.

El estudio destaca que la crisis sanitaria ha generado dos grandes consecuencias. Por un lado, debido a los cierres de establecimientos educativos, la mayoría de los estudiantes del planeta no asiste a la escuela: 1.600 millones durante el pico de la pandemia en abril de 2020 y casi 700 millones incluso hoy en día. Y por otro lado,  el impacto negativo de la parálisis de la economía mundial sobre los ingresos de las familias ha contribuido al aumento del absentismo escolar. 

Asimismo, los expertos afirman que esta generación de estudiantes podría perder alrededor de 10 billones de dólares en ingresos generados a lo largo de toda la vida, equivalente a casi el 10 % del producto interno bruto mundial (PIB).

Como respuesta a la pandemia, en el marco de los sistemas educativos ha sido necesario implementar rápidamente innovaciones en el aprendizaje remoto a gran escala. Para llegar a la mayor cantidad posible de niños y jóvenes, se han aplicado enfoques de aprendizaje a distancia multimodal que combinan recursos virtuales con material de radio, televisión y telefonía móvil, así como impreso. Sin embargo, las enormes brechas digitales que existen en todo el mundo han sido una gran barrera, desde la conectividad hasta las habilidades digitales y las desigualdades en los entornos de aprendizaje en el hogar han contribuido a agravar las desigualdades en el aprendizaje.

El estudio concluye que los países deben adoptan medidas urgentes, porque de lo contrario es probable que esta generación de estudiantes nunca logre desarrollar plenamente sus capacidades ni su potencial para generar ingresos, y los países perderán capital humano esencial para sostener el crecimiento económico a largo plazo.

 

 

La pandemia COVID-19 golpea la educación de más de 70 millones de niños
Comentarios